27 de febrero de 2017

Tortas de Masa Real



Reconozco ser la primera, que desde que tengo el blog, voy dando saltos por las cocinas de medio mundo según me va pareciendo.
Por eso hoy voy a tirar la piedra sobre mi tejado para reflexionar que aunque en la vida, es mejor no establecer ninguna Frontera, es justo admitir que en este país tenemos un defecto repetitivo:
 
Solemos valorar y encomiar las cosas de fuera, sin conocer y alabar las de aquí.


Si lo extrapolamos a los viajes, somos capaces de imaginar unas calas idílicas en las islas Puturrú de Fuá, sin saber que en nuestras innumerables costas las hay iguales e incluso mejores.
Estamos dispuestos a cruzar el Mundo para conocer el Taj Mahal, sin haber visitado la Alhambra de Granada, el Acueducto de Segovia, las Murallas de Ávila, la Playa de Las Catedrais de Ribadeo, las Casas Colgadas de Cuenca, esa Mezquita de Córdoba, el Alcázar de Sevilla, el Barrio Judío de Girona, el Monasterio de Piedra en Zaragoza, la Catedral de Palma de Mallorca  o los Jameos del Agua en Lanzarote. . . y eso sin tener en cuenta las puestas de sol desde algún paraje natural, que no tienen rival en belleza.
Por supuesto que hay miles de sitios más, tan solo dejo una pincelada, para no parecer la guía oficial de cualquier oficina de Turismo.

Somos perfectos embajadores de lo extranjero, pero malos vendedores de lo nuestro.



Ojo, soy la primera que saco la patita del tiesto para hacer recetas dulces de otros sitios. Pero no me dejo deslumbrar por un pastel de nombre impronunciable, sin reconocer el nivelazo de nuestros dulces, y lo riquísimos que están.
Y si, repito, donde se ponga un dulce tradicional, que se quite .
  ¿Metemos las manos en la masa?

                                     

  

Estos dulces, los comí en un pueblo de la costa de Cádiz siendo una adolescente. Tendría unos trece años, cuando pasamos un mes de vacaciones con unos amigos de la familia. Un día que fuimos a la plaza de abastos, mi madre nos compró un dulce a cada uno de los niños para que nos entretuviéramos un poco y dejáramos de dar la lata. En eso estábamos especializados, y entre los suyos y los de los amigos, éramos media docena de críos, en plena edad del pavo.

Me llamó la atención este dulce que no conocía, y cuando lo comí me pareció una de las cosas más ricas que había comido nunca. A partir de ahí, casi todos los días iba en bici por la mañana (menos el Domingo que estaba cerrado) a comprar uno. Casi gastaba la paga diaria en este capricho.

No los había vuelto a ver, ni a recorarlos, hasta que los encontré en el blog, de Silvia. Una pena que no siga publicando, la verdad.  Hacía unas entradas buenísimas, los comentarios que se originaban no tenían desperdicio, y las recetas; estupendas.
Desde entonces, los he repetido en unas cuantas ocasiones, me parecen deliciosos y ese olor tan rico que va saliendo del horno, hace que todos los de casa asomen la nariz por la cocina para preguntar qué es lo se cuece.

             

                                            


- En un cuenco amplio pondremos todos los ingredientes a temperatura ambiente.
- Empezamos a mezclar. Al principio es una textura arenosa, pero a medida que la grasa se va mezclando con la harina, se vuelve muy manejable.


- Amasamos unos minutos y cuando veamos todos los ingredientes bien integrados, hacemos una bola, tapamos con film y llevamos al frigo durante una hora. Si vas con prisas, puedes acortar el tiempo, dejándola en el congelador.
 

- Mientras, preparamos el relleno: En un cuenco pondremos los ingredientes, calentamos en el micro durante dos minutos, mezclamos bien y ya está listo.


- Una vez la masa fría y fuera del frigo, la colocas entre dos papeles de horno y la extiendes con un rodillo. El grosor debe ser de 1/2 centímetro.


- Cortamos la masa en círculos. En la imagen de la izquierda, puedes ver la masa ya cortada, pero al intentar levantar las piezas, se me deshacían, así que la llevé de nuevo al congelador otro rato.
- Volví a alisar la superficie con el rodillo y ahora sí, quedó perfecta para trabajarla.


- Vamos colocando los discos sobre la bandeja forrada del horno.
- Con la parte más delgada del almirez presionamos la parte central de los discos que harán de base. Así tendremos un poco más de hueco para el relleno y podemos cubrir con mayor facilidad.


- Vamos poniendo el cabello de ángel en la mitad de los discos.


- Tapamos con la otra parte y con un tenedor presioné los bordes. Practicamente se pierde el dibujo una vez horneado. No iba buscando que se quedase, sino que no saliera el relleno. También lo puedes hacer con los dedos, como te sea más cómodo.


- Pintamos con huevo y llevamos al horno precalentado unos veinte minutos. Pero como siempre, tendrás que vigilar.
- Sacar y dejar enfriar.
- Si se desea, se pueden espolvorear con azúcar glas, yo no lo hice.


                          

 - Al día siguiente están mucho más ricos. Así que te recomiendo esconderlos bajo siete llaves.
 - Salieron diez pasteles, tienes que hacer 20 piezas {diez bases y diez tapas}
 - Rellené la mitad con membrillo para los que no les gusta el cabello de ángel como a mi amiga Lola. Calenté membrillo con unas cucharadas de agua en el micro, batí con un tenedor y quedó con una textura parecida a la del cabello de ángel y las rellené igual; quedaron deliciosas. Pero para quien no guste del cabello de ángel es una opción interesante, porque la masa lo merece. Y no lo he probado todavía, pero se me ocurre, que rellenas de una buena mermelada casera de frutos rojos, deben quedar también riquísimas.

 Del momento membrillo no hay fotos porque mientras hacía el paso a paso, mi cámara sufrió una caída de bruces, quedando enterrada literalmente en el cabello de ángel. 
Os podéis imaginar el desaguisado ¿verdad? pánico total y maldiciones y palabrotas a cascoporro. Por suerte, y con paciencia la he dejado bien limpia, espero que no me falle. Aunque se puede apreciar un efecto nebuloso en las imágenes, producto del accidente.
A punto de un síncope estuve.
 
 

Eso es todo por hoy amigos, nos vemos en unos días.
Hasta entonces, se feliz o al menos,  habrá que intentarlo.

30 comentarios:

  1. Estoy completamente de acuerdo contigo . No sabemos valorar lo que tenemos y asi nos va ....
    Que vivan los postres de tradición , en nuestra mano está el transmitirlos y darlos a conocer como tú has hecho con estas tortas de masa real que yo desconocía y que me llevo encantada a mi cocina (con tu permiso, claro) .
    Un abrazo mi preciosa Nuria.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Hola Nuria!! Es cierto, qué pena que Silvia no siga publicando, en su blog, no sólo apetecía ver las recetas, sino, todo aquello que nos contaba, toda su introducción a la receta eran lo más. Y recuerdo cuando le vi estas tortas, y eso que ya ha llovido.
    Yo he sido siempre muy viajera, más por España que por el extranjero, y pienso, que es verdad que te pierdes muchas cosas si no visitas, por lo menos, los lugares más emblemáticos de España. Siempre he visto una tontería irte a un complejo turístico en Punta Cana, teniendo aquí maravillosas playas. Aunque a mi no me gustan las playas, lo reconozco, así que prefiero visitar monumentos. Pero bueno, después de unos años de sequía viajera, el año pasado pudimos viajar de nuevo y salimos al extranjero, pues mi marido no había salido nunca del país, así que le tomamos el gustillo y posiblemente este año volvamos a salir fuera, pero te aseguro que me he recorrido gran parte de España y aunque sé que aún me quedan muchas cosas de ver de España no descarto en que algún día vea la mayor parte.
    Por cierto, tus tortas riquísimas, a mi con relleno de cabello de ángel, de membrillo o de lo que quieras, ¡¡todas me gustan!! Besitos.

    ResponderEliminar
  3. Un detalle por tu parte rellenar la mitad de las tortas con membrillo para las que no nos gusta el cabello de ángel, que por supuesto te agradezco. De hecho me encanta la masa, que es lo que me como, y el cabello se lo paso a mi marido que lo acepta con mucho gusto. Pero no renuncio a mi parte de tortas con membrillo que deben estar de lujo, no hay más que verlas.
    En cuanto a tu entrada haciendo referencia al valor que le damos a lo nuestro, o al poco valor que le damos a veces porque nos dejamos llevar por lo ajeno, yo creo que es porque lo desconocido atrae y tendemos a ensalzarlo en demasía cuando entra por los ojos y nos cuesta el dinero, pero siempre volvemos al redil que es donde nos encontramos cómodos con nuestra gente y nuestras costumbres.
    Yo por lo menos me quedo en tu casa con tus tortitas que es donde mejor me siento.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola Nuría!! Cuanta razón tienes, siempre queremos ver otros países sin haber visto el nuestro.
    Pero eso pasa incluso hasta donde vives. Miro yo.. 20 añitos viviendo en Alemania y no he visitado nunca Berlin, en verdad nada de nada, solo mis alrededores. Esto es para tirarse una de los pelos!!
    Y sobre la gastronomía pues lo mismo. Siempre queremos probar lo de los demás sin conocer la nuestra. En fin... será que somos humanos jajaja

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. ¡España es preciosa! Hay cientos de sitios para visitar, paisajes, pueblos con encanto.
    Aunque conozco muchas provincias, estoy deseando jubilarme para empezar a recorrer el resto y no perderme nada de mi propio país.
    No sé que va a ser de nosotros cuando todos los extranjeros que vienen a la costa cada año descubran el interior.
    He tenido la oportunidad de visitar otros paises, y éste pais nuestro me parece cada vez más impresionante. Cargadito de historia y gastronomía de la mejor.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Qué razón tienes Nuria. Los españoles denostamos, la mayoría de las veces sin pensarlo siquiera, demasiado lo nuestro.

    Pones un ejemplo muy claro. Hay gente que se ha recorrido medio mundo y sin embargo no conoce ciudades que tiene a una hora en coche.

    Yo añado además que vendemos muy mal todo lo nuestro. Tenemos una historia muy rica y sin embargo no sabemos sacarle partido ni en películas ni en series. Tampoco a nuestros escritores, pintores, escultores... Fíjate en los americanos. Igual en muchas cosas no son muy buen ejemplo a seguir pero saben sacar partido a lo suyo como nadie: hacen mil películas con su historia (que hay documentada miles de años menos que de la historia española), con sus libros, venden como nadie y exportan sus recetas típicas o las que han adoptado y han sabido popularizar como nadie...

    En fin, que me lío y no paro. No he probado estas tortas, pero el nombre me suena. No soy capaz de recordar a quién ni cuándo las he visto, pero de las tuyas no voy a olvidarme.

    Me guardo la receta y espero animarme, que si te gastabas tu paga en estos dulces ¡por algo será! desde luego la pinta es fabulosa.

    Por cierto ¿qué tal sigue tu cámara?

    Ah! y sin desvelar demasiado, ya te digo que estamos en cierta sintonía con el tema de las recetas patrias ¡ya lo verás el jueves!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  7. ! Que bien explicas las recetas y que bien te quedan !
    Gracias y besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Nuria;
    Me acuerdo de Silvia muchas veces, era un blog que seguía y que me gustaba y ahora lo dejo un poco, no siempre disponemos de tiempo para esto y bueno igual un día se anima y vuelve a tomarlo, recuerdo también sus pastelillos de masa real que me habían conquistado y que me he olvidado por completo. Los tuyos quedaron igual de ricos o más si cabe, vaya bocado!!, nunca he comido estos pastelillos y nunca los hice, tienen que estar para empezar a comer y no , te han quedado perfectísimo, pero claro viniendo de unas manos expertas en masas no podía ser de otra manera....Bess

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo, Nuria: somos malos embajadores de lo nuestro! Y con las cosas tan buenas e interesantes que tenemos!!!
    Las tortas me han encantado! Qué interior! Me las pido para desayunar!
    Un besote y feliz semana!

    ResponderEliminar
  10. Nuria desde el minuto cero ya sabía que estabas hablando de las tortas más ricas del mundo (mejor que el mejor de los bundt cakes del mundo mundial, jajaja...), son de Sanlúcar de Barrameda, y las más famosas son las de La Rondeña, que siguen comercializándolas de modo artesanal, aunque también las venden en unas cajas vintage la mar de chulas, que da pena tirarla cuando se acaban, lo sé porque mi hermana mayor tiene allí una casa y va con frecuencia, y las compra recién hechas.
    Aunque yo las conozco desde chica, porque aquí en Sevilla también se hacían en las panaderías antiguas.
    Así que hoy estoy disfrutándolas con el sabor en la boca, ¡ea! me voy a llamarla por teléfono por que esta semana iba a ir a dar una vuelta, para que nos triga una cajita (ya ves yo como siempre tiro por el camino corto) jajaja...
    Besos mi niña, y sigue indagando en nuestras cosas porque no deben perderse.

    ResponderEliminar
  11. Comparto en gran medida tus ideas. Muchas veces tendemos a sobre valorar las cosas de fuera y no sabemos vender las nuestras, que pueden estar en las mismas condiciones o incluso mejores. Llevas mucha razón. En cuanto a la receta, qué más de voy a decir, que te han quedado de lujo, que seguro que están riquísimas y con ese relleno que tiene que ser un placer cuando se muerde y se derrama en boca. Muchas, pero que muchas gracias por compartir la receta.

    ResponderEliminar
  12. Buenas noches, Nuria..
    Tras una semana muy complicada, vengo de nuevo a visitarte. Tienes toda la razón, el español valora lo de fuera y se tira piedras encima a menudo. Tampoco me excluyo, pero, siempre valoro mucho lo nuestro, lo tradicional.
    No conocía el blog de Silvia y cuando pueda, entraré de nuevo en su cocina porque si tú nos lo aconsejas, valdrá la pena.
    Esta receta es totalmente nueva para mí y me parece, como todas las que tienen su historia y una vivencia personal, maravillosa. Si ya veo las fotos y leo los ingredientes, no me queda duda, de que es una delicia.
    El nombre también me parece precioso y si están tan buenas estas tortas de masa real, el nombre les va a las mil maravillas.
    Me voy a dormir ya mismo y te envío un beso grande.

    ResponderEliminar
  13. Tienen una pinta increible, seguro que están de lujo. Un besazo.

    ResponderEliminar
  14. Pues te doy la razón, tendemos a valorar más lo de fuera, que lo nuestro. Lo bueno de viajar fuera, es que valoras lo que tenemos aquí, sobretodo la comida...
    Nosotros solemos hacer ruta turística y gastronómica, cada vez que podemos con nuestra furgo. Solo nos quedan las islas, y hay que ver las diferentes recetas que tenemos, en nuestro pais. Por cierto la que presentas hoy, no la he probado.
    Vaya susto lo de la cámara. Menos mal que no han sido males mayores.
    Un besazo y a disfrutar de la semana.

    ResponderEliminar
  15. Jijiji estos percances suelen ocurrir, gajes del oficio😜
    Tienes mucha razón, a veces queremos recorrer mundo y dejamos de lado nuestra tierra (que no es mi caso).
    Tengo muchas ganas de conocer Cádiz, bueno y parte de Andalucía porque sólo conozco Sevilla, Córdoba, Granda, Málaga, Ronda y Fuengirola. Fíjate si me quedan ciudades y pueblos por recorrer.
    Estas tartas te han quedado deliciosas, a mí que me gusta el cabello de ángel me parecen una divinidad. Y como dices, saben mucho mejor al día siguiente. Qué ricos se ven.
    Feliz semana guapi

    ResponderEliminar
  16. Estoy más que de acuerdo contigo Nuria! De todos los sitios que has nombrado ya tenía algunos apuntados en mi lista para ir a visitar, estoy deseando ir a Granada y a Sevilla! A ver si puedo ir este año 😏 Las murallas de Avila las conozco muy bien porque vivo muy cerca, las he visitado varias veces pero siempre que voy, vuelvo a quedarme asombrada por ellas como la primera vez!
    Tu receta me parece igual de fantástica que las murallas jeje! Nunca había visto este postre, es de lo más original con este relleno y de lo más rico también.
    Espero que se recupere del todo tu cámara porque hace unas fotos preciosas, bueno tu también tienes algo que ver por salir tan bien jeje!! Qué rabia da cuando pasan esas cosas... Muchos besitos Nuria!!

    ResponderEliminar
  17. Hola Nuria
    Qué razón tienes en lo que dices. No podía estar más de acuerdo contigo.
    Me encanta viajar por España. Muchos de esos sitios que has mencionado los he visitado y me han encantado. Lo bueno que tenemos en España es la diversidad. Hay playas, montañas, monumentos, parques naturales... En gastronomía ocurre lo mismo, tenemos un montón de platos típicos de las diferentes regiones, y todos ellos son deliciosos, porque como lo tradicional no hay nada. La cocina tradicional a mi parecer es sinónimo de éxito garantizado.
    Nunca había oído hablar de las tortas de masa real, y por la pinta que tienen seguro que están exquisitas.
    Un beso muy grande guapa.

    ResponderEliminar
  18. Es una pena dejar pasar nuestra rica gastronomía por la de fuera... pero a mi me encanta dar a conocer lo nuestro y siempre, como tu, encuentro platos y dulces de los nuestros, de los de toda la vida para darlos a conocer. Me ha encantado conocer estas tortas que sin duda las haré porque se ven deliciosas. Además es que soy fan incondicional de cabello de ángel... Un beso guapa, como siempre te han quedado perfectas! Bs.

    ResponderEliminar
  19. Hola, espero que me hayas reservado uno de cada clase, ya sabes que tanto el membrillo como el cabello de ángel me encantan, tengo esa suerte, jejejejej!! Pues no cocnocía yo estos pasteles, con lo cerquita que estoy de Cádiz y teniendo en cuenta que compartimos muchas recetas. Hoy , como simepre llevas mucha razón, vendemos más lo que no es nuestro que lo propio, aunque yo me precio de vender o mejor enseñar y mostrar lo mío, lo de mi tierra. Pero es verdad, que la generalidad es así. En fin, yo estoy encantada con estos dulces y más de que los hayas publicado para tenerlos a mano. Un beso preciosa!!

    ResponderEliminar
  20. Hola Nuria, me he perdido muchas receta ricas por lo que he visto pero mi tiempo ahora es muy limitado, aun así no he querido dejar de pasar por aquí porque ya sabes que eres uno de mis blogs de referencia y una persona muy especial, me encantan tus recetas y tu manera de contar las cosas. Un beso reina.

    ResponderEliminar
  21. Nada como lo nuestro y mira que me gusta probar comida de otros paises y cuanto mas pruebo mas cuenta me doy de la maravillosa cocina que tenemos tantas veces poco valorada nada como las recetas tradicionales de toda la vida.
    Por suerte los cocineros de ahora estan versionando las recetas de toda la vida y adaptandolas a la cocina que gusta ahora sin perder un apice de sabor y con unas presentaciones espectaculaares.
    En casa somos de la opinion que primero hay que conocer lo nuestro y hemos recorrido gran parte de España y Portugal hay lugares maravillosos que no son nada conocidos y parte de la culpa la tienen los ayuntamientos que no se molestan en dar a conocer lo que tienen ,todo esta enfocado a la hosteleria y asi les va.
    En fin que me encanta tu receta de tortas las cuales no conocia y en cuanto pueda pondre en practica para no variar me encantaaaaaaaa la receta ,no hay vez que venga que no me la lleve.
    Como siempre un placer venir a visitarte , receta ,fotos ,paso a paso y presentacion son de 20 points.
    Por cierto si yo te contara la de percances que he tenido con la camara ,bueno a la vista esta en algunas fotos que parece londres ,no se como sobrevive la pobre.
    Bicoa mil y feliz semana wapisimaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  22. Soy fans incondicional de la cocina española, para mi de la mejor del mundo. También me gusta hacer pinitos en la cocina internacional, todas tienen su espacio y cabida. Nos une el comer, aún no hemos probado a dejarlo, jajaja. Sin duda, los españoles somos de los mejores en estas lides a mi modesto entender.
    De momento y mientras reflexionamos nos echamos "al gaznate" un par de tortas de masa, como éstas, que deben dejarnos traspasados de placer. Yo siento también que dejara el blog Silvia, ella vale mucho y de alguna manera me preocupa no saber nada de nada. Hasta pronto preciosa Nuria Eme. Besitos.

    ResponderEliminar
  23. jooopetas Nuria , que bien hablas miarma!!
    tienes toda la razón con lo de viajar , fijate que estaba apuntito de irme de vacaciones a Bombay y bien pensado me voy a Arbasete ..jaja .. fuera coñas , tienes toda la razón , es el puñetero vicio que tenemos somos cortitos de serie!!
    y al tema de las tortas , te han quedado de pm .. sabes ? me recuerdan mucho a los pastisets de moniato que hacemos aquí que estoy segura que los tienes fichaos , porque tienes un olfato para las buenas recetas que no hay quien te gane ;)
    bueno cuchicú , un placer leerte
    como siempre , ya te iré contado cositas por el otro
    lado que se me acumulan las noticias..jaja
    besazossss gordos

    ResponderEliminar
  24. Hola, Nuria. ¡Cuánta razón tienes! Vendemos poco y mal todo lo nuestro. Respecto a la arquitectura, cultura, pintura, escultura, naturaleza, paisajes... somo un país rico. Basta con salir un poco fuera y darnos cuenta de que cada lugar tiene su encanto y España no se queda atrás. Tampoco desmerezco las selvas existentes en otros países, sus playas, colores en el cielo... Ahora, no encuentro lógico que veamos todo lo de fuera siempre mejor que lo nuestro. Lo mismo pasa con la cocina, en todos los países ha cosas ricas y otras no tanto. Esto depende del gusto de cada persona, claro está. Dicho lo cual, debo reconocer que nunca había probado estas tortas y me ha entrado una curiosidad tremenda.
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  25. Bueno, te doy la razón en todo, cómo no. Es cierto que cuanto más exótico parezca el viaje y nos dejemos una pasta indecente, más nos apetece... que no es lo mismo que viajar al pueblo, por ejemplo, y visitar de paso todo lo que nos ofrezca la zona. Pero también es verdad que siempre crees que tendrás tiempo de hacerlo y la oportunidad de un viaje a donde sea, igual no se presenta demasiadas veces, así que entiendo las dos cosas. Y en la cocina,pues qué te voy a decir, hay tantas cosas ricas, aquí y fuera de aquí que en eso no me importa ser infiel, jajaja, mira que hay dias en el año para probar cosas nuevas, no? Pues, eso, para mi tus tortas son nuevas, y no me han parecido nada complicadas por lo que apuntadas quedan para el futuro. Me gusta todo, el cabello de ángel, el membrillo o la mermelada que propones, tó buenísimo!!
    Un besazo corazón

    ResponderEliminar
  26. estoy TOTALMENTE DE ACUERDO contigo, siempre digo que no hace falta irse al caribe o similar para disfrutar de playas paradisiacas, y así con muchas cosas, pero la gente ya sabes..viva españa coño jaajajajajaj. En serio, te entiendo, perfectamente porque opinamos igual, pero claro que nos gusta hacer dulces también de fuera, una cosa no quita la otra, yo me muero por hacer pollo al curry súper hindu e indio, somos un calco jaajajjaajaja. Me ha encantado esta receta, mucho, y la últma foto ya me hecho enamorarme del todo, daría un mordisco ya mismo :) un beos muy fuerte.

    ResponderEliminar
  27. Hola Nuria ¡¡
    Tienes toda la razón del mundo, se nos llenan los ojos con los dulces de fuera y olvidamos un poco los de nuestro país, región o provincia que son maravillosos y que son riquísimos, a mí me pasa (mía culpa)jeje.
    No conocía estas tortas, ni que decir tiene que deben de estar deliciosas con ese relleno y esa masa tan rica, se ven estupendas, todo un manjar para acompañar el café, yo desde luego me apuntaría a merendar en tu casa esta misma tarde....ve poniendo la mesa, jeje.
    Un besazo y buen finde.

    ResponderEliminar
  28. Mi niña, ahora mismo me estaba tomando un café con leche con tres galletas, como verás es una forma de empezar a cuidarme, ahora que se acerca la primavera, pero me ha dado un vuelco el estómago al ver tantas cosas buenas en tu mesa, yo me comería todo, empezaría por el relleno que quedaría delicioso sobre una buena tostada de pan crujiente, y luego continuaría con las tortas, que no me importaría no tuviesen el relleno que ya me he comido antes, con él o sin él, y recién horneadas, tienen que estar deliciosas.
    Créeme, me voy con las ganas de probar una.
    Te dejo cariños, bien merecidos, por tu trabajo y buen hacer.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  29. Tiene mucho mérito sacar recetas tradicionales para llenar nuestras cocinas y nuestras casas; ahora en esta época proliferan las rosquillas, las torrijas...y un sinfín de todos los dulces españoles típicos de Semana santa. Con personas como tú, que aparte de buscar, encuentran las recetas más maravillosas y las hacen, se salvará nuestra gastronomía dulce. Un abrazo muy dulce y muy fuerte.

    ResponderEliminar
  30. Suscribo todas tus reflexiones. Somos así. Pero me hace gracia, en ocasiones que paso por blogs que publican recetas de otros países, con nombres muy rimbombantes, y al leer los ingredientes, son muy similares a los nuestros. En postres: harina, azúcar, huevos, mantequilla.... pero queda muy guay el nombre extranjerizado, y me hace gracia, porque las explicaciones suelen ser muy grandilocuentes, como si la cocinera fuera oriunda del país del postre ¿? En fin... Que sí, que España es muy rica en todos los sentidos, y su gastronomía no la descalza nadie. No hay más que ver esta maravilla que nos dejas y que estoy segura, que sin tardar, me pondré manos a la obra, porque llegar a tu cocina, es siempre una tentación. (Esperemos que la cámara se recupere. Experiencias de éstas, las tenemos todas :-)

    Un besín.

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?