26 de septiembre de 2016

Mermelada de Ciruelas Amarillas {Para Diabéticos}

        

 Las mermeladas caseras son fáciles de hacer y la diferencia con las comerciales, es colosal.

Ya no es sólo porque podemos ajustar el dulzor al gusto personal, sino porque al combinar las frutas más apetecibles de la temporada, conseguimos mermeladas únicas y esas no se encuentran en el estante de ningún super. No hablo de las tiendas gourmets, que seguro que las tienen, pero niña ¿tú has visto a qué precios? para caerse de culo del susto. Además y para serte sincera, las mermeladas hechas en casa tienen un encanto especial que no sé si hago tantas, por el gusto de comerlas o por poder ir regalando al cabo del año un bote por acá otro por allá; pues siempre son bien recibidas.

La de hoy es de las clásica, nada menos que de ciruelas amarillas, una de mis preferidas. Está endulzada con Azúcar de Abedul, que como sabes si me visitas habitualmente es el que utilizo a diario para darme caprichos dulces sin remordimientos. Si no te digo qué azúcar utilicé, ni lo notas, palabrita de la buena.
También empleo este azúcar, porque es apto para las personas que padecen diabetes, y cuando tienes un amigo o familiar que además de serlo, es goloso, buscas la forma de satisfacer esa parte de su vida que algunas veces se le hace cuesta arriba. Y tras probar las mermeladas comerciales para ellos, te puedo asegurar que tienen más gelificantes que sabor.
            

No sigo una fórmula fija a la hora de hacerlas. Igual dejo la fruta en reposo con el azúcar, que le añado agua para cocer primero la fruta y le incorporo el azúcar más tarde; o simplemente mezclo todo desde el principio y muevo hasta que está en su punto. Según me parezca en ese momento, las bato o dejo tropezones . . . me voy dejando llevar, así experimento y saco conclusiones.

El resultado es delicioso, y como todavía estás a tiempo de comprar ciruelas amarillas, espero que te animes y la pruebes, ya me contarás.




1.200 grs de Ciruelas {pesadas con hueso y piel} 1.000 grs una vez eliminados.
1 Vaso de Agua
Zumo de 1 Limón
200 grs de Azúcar de Abedul o Blanca




- Lavamos bien las ciruelas porque no las vamos a pelar.
- Partimos en cuartos, si puedes quítales el hueso. Me costó tanto trabajo que opté por dejarlos.


- Ya en el caldero añadimos el vaso de agua y el zumo de limón.


- Tapamos y dejamos a fuego medio bajo quince minutos, moviendo de vez en cuando.
- Pasado ese tiempo estará practicamente hecha un puré pero con tropezones.


 - Ahora hay que quitar los huesos, como no podemos pasar la mezcla por una batidora, lo haremos por un chino. Yo lo hice por un colador, ayudándome con el almirez. Me  gusta que quede con la textura más gruesa, tendría que haber utilizado un colador con orificios más grandes y si hubiera podido quitarle los huesos, ni la hubiera batido.
- Como verás, aunque tienen la piel, no se nota cuando la cuelas.


 - Añadimos el azúcar y cocemos a partir de ahora destapada. Movemos de vez en cuando, la dejamos unos cuarenta minutos a fuego bajo.
  

- Cuando veamos que ha espesado, comprobamos el punto de cocción: ponemos una poca mermelada en un plato frío y pasamos una cuchara por la parte cóncaba o un dedo, si se queda hecho el caminito y no se cierra, ya está lista.


- Mientras se hace la mermelada podemos esterilizar los botes. En un caldero con abundante agua, sumerge los botes a utilizar durante quince minutos junto a las tapas. Después déjalos boca abajo sobre un paño de algodón o papel de cocina hasta que estén secos.


- Llenamos los botes y les damos la vuelta hasta el día siguiente, para que se haga el vacío.


Etiquetamos y lista para disfrutar.

        

Eso es todo por hoy, nos vemos en unos días.
Espero que seas feliz, o al menos, lo intentes.

24 comentarios:

  1. Que las mermeladas caseras son más ricas que las compradas no hay duda, no solo por los ingredientes al gusto, también por el cariño y el mimo con el que se preparan. Te ha quedado con una presencia que encandila, la primera impresión es la de meter cuchara y empezar a probar, después tostadas y así hasta que la imaginación alcance y el tarro se acabe claro. Buenísima.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Nuria ¿para qué pagar precios astronómicos por botes diminutos de mermelada cuando por muy poco podemos preparar cantidades ingentes en casa? Además ¡no hay color! ¡ni mucho menos sabor!

    Este año hemos recolectado más hortalizas que frutas en el campo y no he preparado mermeladas. Además con Lara tengo poco tiempo y está siendo un verano diferente ¡ya vendrá el próximo para meterse en la cocina!

    La mermelada te ha quedado perfecta ¡con un color lindísimo! Como bien dices es además de un placer un regalo muy apreciado

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  3. Pues mira, me guardo la receta, para prepararsela a mi hermano y mi madre que son diabeticos...pero no tengo azúcar de abedul, da igual si le pongo stevia? si no, veré la forma de conseguirla... te ha quedado fantástica!! Bs.

    ResponderEliminar
  4. me encantan las mermeladas aunque este año de ciruelas nada, tomates verdes para acompañar carnes asadas, siempre hago y este año no me podia quedar sin hacer una poquita, buenisima para acompañar un monton de platos sobre todo de queso que me pirra, besssssssssss

    ResponderEliminar
  5. Hola mi Nuri guapisima;
    Pero que maravilla de mermelada, te quedo fantastica y con una textura ideal, ayer hice mermelada de higos de mi higera, me quedo muy buena, pero mi marido tiene el azúcar alto y tengo que ir a por azúcar de abedul para hacerle para el otra vez, que buenas estan las mermeladas caseras guapa y la tuya ha quedado divina, oye, te mando un tarrito de los mios y tu mandame uno de los tuyos, hay trato o no hay trato!!!.....Besss

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Hola Nuria!! estoy totalmente de acuerdo con las mermeladas, como las caseras ninguna, y al igual que tú, también las hago según el día. Unas veces dejo macerar toda la noche el azúcar con la fruta, otras la hago tal cual y según la paciencia que tenga, ja, ja. Y también suelo regalar, casi más que me como, sobre todo en navidad, que es pronto se hace un regalito con varios botes de distintas mermeladas, por lo que siempre los dejo bien adornados para echar mano de ellos cuando los necesite.
    Yo, recién acabo de hacer varios kilos de ciruelas rojas, y es que tenemos dos ciruelos que son la mar de agradecidos y nos dan una cosecha muy buena. Por cierto, yo las pelo y le quito el hueso, y no las paso por la batidora ni por ningún colador. Se suele deshacer muy bien al cocinarla tanto tiempo y queda con una textura fantástica. También suelo hacerles el baño maría, para que duren años, pues como regalo tantos, así les doy tiempo para que los puedan gastar sin problemas.
    Por cierto, me encanta tu azúcar de abedul, y más si no se nota la diferencia con el azúcar común. Besitos.

    ResponderEliminar
  7. De relujo no lo siguiente que color mas rewonito tiene ademas de estar de rexupete no he comido nunca nada echo con ese azucar y cada vez que veo algo que has echo con el digo que lo tengo que comprar .
    A mi tambien me pàsa como a ti me gusta experimentar con las mermeladas a veces las hago yo y ultimamente las hace la thermomix jis jis.
    Nada como un desayuno con mermelada casera y si ademas se acompaña con unos panecillos caseros como los tuyos es una pura delicatesem.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaaa.

    ResponderEliminar
  8. Si, siiiiii, me encantan las mermeladas caseras! Y que sepas que he solucionado el tema de los churretes al meter la mermelada en los botes, que la foto es preciosa pero reconoce que es un asco, jajaja. Le pongo papel de aluminio encima del bote, abro un agujero con los dedos, aplasto todo contra los bordes y así lo que sobra cae en el aluminio y el bote te queda niquelao... qué, alucinas, no? jajajja, pues es una tontería pero va bien.
    Bueno, nunca llegaré al sumum que debe ser comer la mermelada con un pan hecho por tí misma, pero en fin... que rica te ha quedado un rato!
    Un besoooooo

    ResponderEliminar
  9. Nuria que rica te ha quedado esta mermelada!!! Hoy mismo he comprado ciruelas amarillas, a ver si me animo y la hago. No soy mucho de hacer mermelada, pero están tan ricas las caseras que me animaría sin duda.
    Un beso grande!!!

    ResponderEliminar
  10. ¡Ay Nuria que arte tienes para hacerlo todo hija mía!
    Yo hace siglos que no hago mermeladas en casa, solo las hago cuando los árboles del huerto de mi padre tienen excedente de producción, y no damos abasto con tanta fruta, lo que por cierto no ocurre últimamente debido al calor abrasador que todo lo estropea.
    Además otro handicap, con respecto a hacer mi propia mermelada era la cantidad de azúcar que llevaba, siempre hago la receta clásica de la Marquesa de Parabere, que me da garantía de durabilidad, precisamente el domingo abrí un tarro de la que hice en 2013 de Pera, para subir al blog y está riquísima.
    No obstante veo como tu cambias azúcar blanco por abedul, y te funciona, así que tomo nota porque me fío de tu cocina, y seguro que el resultado a mi también me gustará.
    Besitos y nos vemos por estos lares.

    ResponderEliminar
  11. Hola Nuria
    Cuánta razón tienes!!! Las mermeladas caseras no tienen comparación con las compradas en la tienda. Además a mí me pasa como a ti, disfruto haciéndolas y más aun regalándolas a la gente que quiero. Este año además envasé mermelada en tarritos pequeños que compré por internet para regalar a los invitados a un bautizo. Pronto subiré las fotos, verás qué bonitos quedan. Ese fue mi regalo y a los padres les gustó mucho :)
    A mí la ciruela amarilla me encanta, pero en mermelada este año no la hice y ya no creo que la haga porque ya estoy un poco cansada de hacer tantas mermeladas y me apetece hacer otras cosas.
    Un beso guapa. Feliz semana

    ResponderEliminar
  12. Que rica mermelada, me encantan las ciruelas y en mermelada me gusta mucho, las mermeladas caseras son una delicia.
    Besoss

    ResponderEliminar
  13. Holaaaaaaa, mermelada? ¿ Y eso qué es? ¡¡jajajaja!! vaya afición que tenemos, no paramos de hacerlas. la ciruelas amarillas me encanta, bueno ya sabes que todas, ya sabes que las hago con azúcar pues la verdad es que en casa no hay diabéticos de momento y aunque las consumimos , pues nos encantan, tampoco es a diario, los botes duran mucho. Para serte sincera, este verano sólo he hecho la mermelada de gazpacho que publiqué hace unos días pues tenía mil botes guardados de diferentes sabores de otros años y me he propuesto gastarlos. Ya me esta dado envidia ver estos botes tuyos. Un beso preciosa y disfruta de la semana!!

    ResponderEliminar
  14. Hola guapa. Mira por dónde, sabía de sobra que nuestros experimentos con las mermeladas sin azúcar eran parecidos. Justo esta tarde he estado yo haciendo una con muy poco azúcar de abedul, porque el medio kg me ha desaparecido en menos de una semana.
    Tu mermelada amarilla me encanta. Tengo tantas publicadas que no sé ya ni cuáles son, pero de ciruela amarilla, ni una.La tuya, te ha quedado de maravilla, pero eso no se duda.
    Un beso, guapa y feliz semana.

    ResponderEliminar
  15. Bueno me ha chiflado tu mermelada ...el color, la textura y la pinta! comparto 100% lo que dices de las mermeladas comerciales a mí me saben todas azúcar, no me gustan nada! ayer he hecho 18 botes de mermelada de higos alucina jajjaa cada vez me gusta más hacer mermeladas en casa, lo más rollo es lo de esterilizar los tarros pero bueno; no sabía lo del azúcar de abedul es un azúcar mucho más sano entonces? y dónde lo puedo comprar? un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El azúcar de abedul tiene un índice glucémico muy bajo, sólo de 7 por lo que para las personas diabéticas es ideal. No se nota la diferencia en el sabor allí donde lo utilices, pero el precio es bastante alto. El medio kilo viene a salir casi 10€ por lo que encarece las preparaciones.Desde luego que los alimentos cuantos más procesados ya sabemos que bajan de calidad, pero bueno, si en tu casa nadie tiene problemas de diabetes y soléis utilizar el azúcar blanco, pues oye, se sigue utilizando y punto.
      Y sin problemas, lo encuentras en los herbolarios.
      Besotes mi niña.

      Eliminar
  16. Hola Nuria, ya estoy de vuelta por aquí para quedarme de nuevo tras un largo descanso!!
    Esa mermelada es la clásica pero riquísima no falta nunca tampoco en mi casa y te digo una cosa es mejor que todas las de las tiendas gourmet porque están hechas con mucho mimo y cariño, o no es verdad?
    Te ha quedado estupenda.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  17. Póngame un par de tostadas oiga! que aquí mermelada y azúcar de abedul consumimos mucho! qué rica por favor.
    Besotes

    ResponderEliminar
  18. Qué buena tiene que estar!! Se hace la boca agua.
    Un abrazo
    Clara

    ResponderEliminar
  19. Hola guapísima, que alegría me da volver por tu cocina después de todo este tiempo que llevo sin venir a visitarte. He de decir que hay una cosa que no cambia,tu buena mano en la cocina, esas sardinillas en aceite con los panecillos, uuummm, para chuparse los dedos....y que te voy a decir de la mermelada, con esto si que no tienes escusa, lo tienes embotellado al vacio, me llega sin problemas, jeje, se ve buenísima.
    Un besazo enorme.

    ResponderEliminar
  20. Me ha encantado el ritual desenfadado con el que describes la elaboración de tus mermeladas, porque sé que hagas lo que hagas y según te lo vaya pidiendo cada una conseguirás una mermelada de calidad. Ésta sin ir más lejos y ese panecillo cortado, con la mermelada en montante, ¡eso es un capricho!... del que voy a prescindir, no me queda más remedio. Besos preciosa.

    ResponderEliminar
  21. Qué maravilla, me encanta cómo te ha quedado.
    Acabo de comprar azúcar de abedul, me han hablado estupendamente de ella. Así que a ver si me animo a hacerla
    Un besote.

    ResponderEliminar
  22. Hola Nuria, por fin tengo un ratito para pasarme por tu blog y ver las cosas tan ricas que preparas.
    Casualmente, hace 3 semanas fuimos a coger ciruelas, en este caso eran Claudia, cogimos 16 kg!! casi nada, y estaban buenísimas, pero claro tanta cantidad no eran solo para comerlas en enteras así que hice mermelada.

    La hice en dos tandas, la primera le quité los huesos, la cocí bastante tiempo con poco azúcar (no la quiero muy dulce, prefiera el sabor de la ciruela mas que el sabor del azúcar), la pasé por la batidora y luego a los botes y a cocerlos. La segunda la hice igual pero la dejé con tropezones y he de decir que me gusta mucho más con tropezones, no es como si te la estuvieras comiendo recién cogida del árbol pero casi.

    No se me ocurrió mirar a ver si tenias alguna receta de mermelada, la hice un poco según mi intuición y aunque ha salido muy buena, no me habrían venido nada mal tus consejos.

    Muchos besitos para ti y ya me tienes otra vez por aquí a ver lo que se cuece (nunca mejor dicho jejeje)

    ResponderEliminar
  23. Hola preciosa, muy buena alternativa para los que son diabeticos, además la mermelada de ciruelas me encanta, este verano hice una nisos, que son muy parecidos a las ciruelas, pero más pequeños, fueron tres kilos y creo que tengo para una larga temporada, pero no descarto hacer tu receta, tiene que estar buenisima, besos
    Sofía

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
No participo en Aniversarios, Cadenas de premios, Cumpleblogs ni Retos.
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?