16 de octubre de 2015

Salsa de Arándanos


¿A ti te gusta compartir silencios?

Me preguntó de repente un familiar adolescente hace unos meses. Lo cierto es que me dejó un poco descolocada. Creo que lo primero que le contesté fue: " depende de con quien  ".
Y me dijo que le ocurría igual, que ella sabía si estaba a gusto con alguien {sin necesidad de que le gustase en el sentido de noviete ni nada por el estilo; incluía también a sus amigas} cuando se creaban momentos de silencio y no necesitaba hablar o decir una ocurrencia para acabar rellenando ese espacio mudo.



Mejor explicado, imposible.
Nada hay más engorroso que un silencio no esperado, sobre todo, cuando estás acompañado de alguien con el que no tienes mucha confianza; o mantienes una conversación trivial y de pura cortesía social. Y nada más agradable, que compartir un gran silencio cuando estás en  buena compañía.
Después de irse, seguí dándole vueltas al tema, y recordé momentos silenciosos, incómodos y cortantes de la vida {de los que ahora me río a mandíbula abierta}
y otros que no lo fueron tanto.
 Durante unos años el silencio estuvo ausente en mi día a día, y es normal que así fuese. Teniendo niños en casa; con sus voces, risas, peleas, carreras y juegos, se llenaba todo el espacio.
En ocasiones llegué a pensar que no oía ni a mis propios pensamientos.

Ahora, con el transcurrir de los años, me he dado cuenta que disfruto con él.
Y soy una afortunada, pues al cabo del día puedo tenerlo aunque sea en cortos plazos.



Hoy te dejo una Salsa de Arándanos riquísima, que hago siempre para acompañar los Tequeños. Preparan una muy parecida en la arepera a la que solemos ir desde hace más de quince años.
Evidentemente las cantidades no me las dieron, pero si los ingredientes.
A veces ser una fiel clienta, tiene su recompensa.
Sobre cualquier carne o tostada, te aseguro que es deliciosa. O simplemente a cucharadas como es capaz de comerla alguno de mis hijos, sin más.

Ya verás cuando la pruebes: se hará un gran silencio en tu mesa.  Y compartirás ese mutismo nada incómodo, dando paso a continuación a la aprobación y algarabía de un hallazgo tan sabroso.
Siempre ocurre igual.


NECESITAREMOS
    

** Si utilizas xilitol {azúcar de abedul} es la misma cantidad que de azúcar moreno. Queda igual de rica y así es apta para diabéticos**


CÓMO LA  HAREMOS





 Tan sencillo como poner en un caldero a fuego medio, el zumo de naranja con los arándanos, y esperar diez minutos hasta que están casi cocidos. No hay ningún problema si los compras congelados. Los dejas descongelar a temperatura ambiente antes de utilizarlos y quedan perfectos.
Añadimos entonces, todos los ingredientes secos y dejaremos cocer diez minutos más, también a fuego medio.
Apartamos la preparación, eliminamos el laurel, el pedúnculo del chile y colamos. No la pases por la batidora, porque la textura cambia totalmente. Por experiencia te aseguro, que queda mejor así.
Guardar en un bote hasta el día siguiente, los sabores habrán armonizado y ganará en sabor.



Si te gusta el queso rebozado, a la plancha o frito, es un acompañamiento perfecto.

Me encanta, especialmente con el paté.

Hoy no me dirás que no ha sido fácil ¿eh?

Que la disfrutes.


Nos vemos en unos días.
Hasta entonces, se feliz, o al menos inténtalo.

30 comentarios:

  1. ¡Hola Nuria!
    El tema de los silencios da para escribir cuatrocientas tesis doctorales y chorrocientos monólogos del club de la comedia porque creo que pocas cosas hay más cómicas que un silencio incómodo (siempre después, claro, porque en el momento yo casi prefiero que se abra un agujero interespacial en el suelo y me lleve con él jajaja). Pero mejor eso que la gente que no sabe callar, que mira que es molesto! Cuando me encuentro alguien así siempre me acuerdo de un capítulo de Barrio Sésamo en el que salía un moñigote que se hacía llamar "Bocota" y que se pasaba el día encima de un puente esperando a que pasara alguien para empezar a repetir una y otra vez: "hablo, hablo,hablo, hablo, hablo" jajajaja Y ojalá no hubiera sido así pero he conocido tantos "Bocotas" por el mundo que cuando hay un silencio incómodo lo bendigo. También es verdad que con el tiempo, y porque paso mucho tiempo sola, lo que antes consideraba un silencio incómodo ahora no lo es. Igual es que me estoy volviendo un poco uraña jajajaja Vamos, que me molestan los ruidos más que a un bebé. Si es que ni la tele enciendo. Que el Notario a veces la enciende pero no sin antes preguntarme si me molesta jajaja Creo que sí estoy mutando en un druida de los bosques o algo. Pero los mejores silencios son los cómodos, los de complicidad, que dan más compañía que muchas de las conversaciones que pueda uno tener. Eso por descontado.
    Ahora vamos a lo serio: ¡esa salsa de arándanos! Madrecita del amor hermoso! ¿has podido tener eso en el tarro sin meter la cuchara? Yo creo que no podría en la vida. O lo hago para algo concreto o como lo deje ahí esperando a preparar cualquier cosa no llega a salir de la nevera jajajaj Si es que dame un dulce y ya me desarmargo yo! Los arándanos por aquí están a precio de riñón y la verdad que no los compro mucho pero esto tiene pinta de merecerlo con todas las de la ley y en algún aberrunto que me dé en el supermercado voy y los compro, que tampoco es nada raro, me pasa mucho que me acuerdo de algo y digo: vengaa!! qué más da!! Hoy es fiesta!! jajaja. ¿Con granada saldrá bueno? Que me han dado 15 kilos y ya no sé ni qué inventarme con ellas, que hasta licor para Navidad me he puesto a hacer jajajaja Pues nada guapísima, espero que estés un poco mejor de tu brazo y que no sea nada. Un beeeeeeesazo enorme!!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu reflexión acerca del silencio. Yo lo aprecio bastante y a veces a mi pobre marido le pido que se calle para disfrutar un ratito de paz y calma porque hay días que llego atorada por el ruido de clientes, teléfonos y compañeros en la oficina.

    Me encanta disfrutar de esos ratos de paz cuando por ejemplo un sábado después de comer mi marido se queda dormido en el sofá y yo apago la televisión rauda y veloz y me enfrasco en el sofá con mi libro y mi manta. Soy consciente de que en unos meses, con la llegada de la pequeña esos ratitos serán menos excasos, pero también será bonito contar con los ruidos de un bebé en casa.

    Tu salsa de arándanos me ha parecido una pasada. Lástima que sea tan complicado encontrarlos frescos por aquí y cuando se encuentran que sean a precio de oro

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
  3. Qué buena y además fácil¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
  4. Los silencios como la soledad solo son buenos cuando son elegidos, pero cuando son impuestos, por la razón que sea, son de lo más inquietante porque nunca sabes como puede terminar ese momento.
    En cuanto a esa riquísima salsa que nos presentas, solo puedo decir que se me ocurren bastantes recetas donde ubicarla, dulces y saladas. Ese silencio que se produce al tomarla es de los deseados y gratos.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. De escándalo chiquilla tiene que estar esta salsa de arándanos, vaya pintaza rica que tiene, si me dan ganas de meterle el dedo por la pantalla a ver si pesco algo jejej, que colorcito tan rico tiene. Besos corazón.

    ResponderEliminar
  6. un compañero cuando habia mucho jaleo en el trabajo decia , no sabeis lo que vale un minuto de silencio, con los años lo he comprobado entonces demasiado joven y ruidosa, y los arandanos tienen una pinta, pero he de decirte que por aqui no es una fruta habitual son dificiles de ver, pero el queso me encanta y con mermelada de tomate es perfecto, claro que habra que apañarse con otra mermelada, besssssssssss y feliz finde

    ResponderEliminar
  7. Por Dios!! que pinta tiene la salsa...no me extraña que se haga un gran silencio cuando la pruebas...solo el color ya la hace atractiva...me imagino el sabor...¿sabes'?, te la copio...a ver si consigo ese silencio del que me hablas en la mesa...los otros silencios lo encuentro de vez en cuando... Besitos.
    Julia

    ResponderEliminar
  8. Una salsa muy buena la de hoy así especiadita.
    Un saludito

    ResponderEliminar
  9. Nada más placentero que compartir largos silencios con mi mejor amiga, cada una en lo suyo no necesitamos hablar para estar comunicadas. Muy bien explicado por el adolescente en cuestión. La salsa está lo que se dice mortal, es que si tienes ventajas cuando eres cliente asidua, me imagino que aunque sin que te dieran las cantidades has conseguido el punto perfecto, yo esto lo tengo que hacer muy pronto que ya se vienen los arándanos por estos lados. Besos mi Nuria, que pases un lindo fin de semana y descanses.

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Hola Nuria!! Yo soy una persona de grandes silencios, y me doy cuenta que últimamente los necesito más aún. Para ir a trabajar, algunos días, tardo hasta una hora y media en ir y lo mismo de vuelta, y ni pongo la radio. Es yo sola con mis pensamientos. Cuando salgo todas las mañanas a correr de ocho a nueve, exactamente lo mismo, ni música ni nada, así que imagínate si entiendo de silencios. Cuando estoy con alguien que apenas conozco es cuando se me desata la lengua y empiezo hablar como una cotorra, pero son los mismos nervios de pensar "y qué diablos le digo yo a esta persona que casi no conozco". Afortunadamente, con mis seres queridos, puedo charlar horas y horas tranquilamente o estar mucho tiempo a su lado sin decirnos nada, y no pasa nada. ¡¡Qué maravillosos esos silencios!!
    Pero bueno, ante algo dulce, tampoco hablo mientras me lo como, por si me entra algo en la boca que no sea el dulce, ja, ja. Tu salsa de arándanos me lo comería con casi todo, bañando el queso frito, las arepas, rellenando panecillos, con carne...vamos, con lo que hiciera falta (bueno, ya sabes, y sin el picante, ja, ja). Besitos, te veo el lunes.

    ResponderEliminar
  11. Hola mi niña!, me ha gustado especialmente esta entrada, tal vez porque yo soy mujer de largos silencios, cuando llega la época de más trabajo el silencio es lo que más echo de menos, todo a mi alrededor es puro ruido y me doy cuenta que eso me desestabiliza bastante. Y estoy muy de acuerdo con tu familar, sentirse cómodo en completo silencio al lado de otra persona es un signo importante de complicidad y respeto. Sobre la salsa, qué decir, maravillosa, no soy muy de frutos rojos pero me parece que esta debe estar de muerte, apuntada queda. Un abrazo y muy feliz finde!

    ResponderEliminar
  12. Vaya con los silencios, que me he quedado pensativa. La verdad es que en alguna ocasión me he encontrado en esa circunstancia, y es bastante incómodo, sobre todo para mi, que no callo. Pero claro depende de la situación, hay veces que son lógicos debido al momento en que ocurren y otras veces son tristes, por no saber ni que decir ante una situación inesperada. Y otras sin embargo, son de sosiego ante un momento de tranquilidad y descanso. Bueno que me ha dado la vena trascendental.
    A lo que iba, me ha gustado mucho está salsa de arándanos porque siempre que los he utilizado han sido para acompañar a una tarta o cualquier otro dulce. Sin embargo, está que has preparado sirve para acompañar a carnes, me encanta. La he guardado, tengo que probarla.
    Un beso guapa!!

    ResponderEliminar
  13. Espectacular, me encantan los arándanos, y esta salsa es genial para una tostada, usándola como dulce o para acompañar una receta salada, como dices con el queso o también con carnes de caza. Me la llevo entera. Un besote.

    besosdecanelaymenta

    ResponderEliminar
  14. Hola Nuria, que buena pregunta la que te hizo tu familiar, a mi si me gustan los silencios y si son compartidos mucho mejor, claro que a veces no se consigue pero eso hace que cuando lo tienes es más apreciado, y bueno la salsa de arandanos decirte que me ha gustado es quedarme corta, solo veo un problema que por aquí es muy difícil encontrar arándanos frescos , pero me la guardo para cuando haya .
    Un besito enorme y feliz finde.

    ResponderEliminar
  15. uff... desde luego niña.. como te has lucido !! me has dejado con un medio nudo en el estomago, una preciosidad de entrada por diosss...!! las cosas tan bonitas que has dicho plasmadas en letra.. joer, ya me podias pasar un poco de arte que te sobra y a mi me vendría de "sine , mi arma!!.. no tengo palabras para decir lo que he disfrutado con esta entrada, pero capullito de alhelí, investiga a ver de que manera se puede meter el dedo de una vez en la pantalla , porque me ponia debajo de ese chorrito que cae de la jarra..
    eres una pasada de tia..!! como no te iban a pasar la receta , si seguro que la has mejorao..joia..!!
    ale, tocate la pantorilla (como dice mi madre) pasooooote de receta ..oleeeeeee mi Nuria..

    ResponderEliminar
  16. Madre mía! Vaya preguntita, y viniendo de un adolescente me sorprende mucho. No suelen pensar en estas cosas.
    Pero bueno, vamos al lio! La salsa, de lujo. Seguro que la has clavado y se parece un montón a la de la areperia. Feliz finde guapa!!!

    ResponderEliminar
  17. Hola pesiosa por aqui vuelvo pues ultimamente me faltan horas en el dia no solo para poder visitaros ,como dice mi sobrina quiero hacer mas que manos tengo jajaja.
    Me ha encantado tu post para mi los mejores silencios son los comodos los de complicidad que dicen mas que mil palabras y eso que yo soy de las que hablan hasta debajo del agua jajajajaja pero de vez en cuando tambien me apetece estar en silencio y disfrutar de la tranquilidad .
    Tambien alguna vez he tenido uno de esos silencios incomodos con los que los segundos parecen horas y estas deseando que la tierra te trague.
    La salsa ademas de una delicia para el paladar y la vista tiene que estar de rexupete no me extraña que se la coma a cucharadas tu hijo ,que color tan rewonito tiene madre me encanta lo malo es conseguir aqui los arandanos que haberlos haylos en los montes cercanos a mi casa pero vuelan cuando quise ir a coger alguno ya no quedaban nada mas que las plantas , hace años se cogian a cestos ahora como le ha dado a todo el mundo por ahcer mermelada de ellos no hay forma de conseguir coger solo que sea 1 kg , el año que viene tendre que ir a dormir al monte hasta que maduren jajaja.
    Bicos mil y feliz finde wapisimaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  18. Nuria esta salsa tiene que tener un puntito fabuloso, solo el colorcito tan bonito que tiene, ya dan ganas de comerla, y el olor me encantaria con toda seguridad, yo disfruto mucho de estas pequeños caprichos, que aún nos podemos dar, y por supuesto el silencio es uno de ellos, que yo me tomo muy a gusto cada día, con el paso de los años, me doy cuenta que no son solo necesarias las palabras para expresarse, hay cosas como un gesto, una mirada, o simplemente cerrar los ojos, que dicen mucho más.
    Para mi el silencio, si, y mucho, cada día más.
    Besos guapa, disfruta de tu fin de semana, en silencio o con una buena conversación delante de un café, porque todo es necesario en la vida.

    ResponderEliminar
  19. Hablar de silencios, no llevaría mucho tiempo. Parece raro decir esto ¿ verdad ?. Yo no soy de mucho silencio, me gusta la gente a mi alrededor y conversar, busco pequeños ratos a solas, cortitos, pues la soledad no me gusta. Pero a veces , es cierto que no hace falta hablar, para estar a gusto, sentir muy cerca a alguien y saber que estás compartiendo mucho.
    Bueno y ahora , no me voy a callar para decirte que esta salsa es espectacular, me encantan platos de carne acompañados de este tipo de salsas combinando así el dulce y el salado, a lo que d¡cada vez soy más adicta.
    Un beso amiga y disfruta del fin de semana!!

    ResponderEliminar
  20. Para ser una adolescente la que te habló de los silencios, demuestra mucha madurez. Yo hablo por los codos, pero sí que sé lo que es compartir silencios y es precioso porque quiere decir que en esos momentos, sobran las palabras. Se comparte igualmente con la otra persona, todo tipo de sensaciones.
    Me has dejado boquiabierta con esas fotos y con la salsa. Un color precioso que es normal que en tu casa aprecien y te la pidan una y otra vez.
    Me llevo en la mente el color, olor y sabor, aunque estos últimos no los sé.
    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  21. Holaaa, aunque hablo y hablo con la gente que quiero y con los que estoy muy agusto, la gente que habla sin parar y no escucha no la soporto. Hay que hablar y escuchar para que se produzca la conversación. Y por otro lado, me gusta estar en silencio en casa, cuando mi marido está disfrutando haciendo lo que le gusta y yo también. Es una buena sensación, muy placentera, de armonía y trranquilidad, me encanta. En la aldea en verano cuando estamos en el jardín sentados, a veces solamente mirando la montaña cada uno en su mundo pensando sus cosas, en silencio, es un momento precioso. Hay que saber disfrutar del silencio.
    Nunca he hecho salsa de arándanos, me parece original y diferente a lo que yo suelo preparar, me encantaría probarla, seguro que está deliciosa.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  22. Que salsa tan rica , felicidades por esta estupenda receta, esitos

    ResponderEliminar
  23. Hola Nuria! Una entrada preciosa que me ha gustado mucho leer una explicación tan clara y bonita sobre el silencio. Yo he necesitado de esos silencios para reconstruir mi interior de toda la vida y cuando se daban con las personas más afines y queridas era cuando más disfrutaba de su compañía, se forjan los sentimientos más profundos. Bonita interiormente tu familiar y tú (que de ti ya lo sabía de hace mucho).
    Además nos regalas esta deliciosa salsa de arándanos, ese fruto que yo conozco en sabor de hace bien poco porque por donde vivo no era habitual, ahora son fáciles de encontrar en ciertos esablecimiento y me encantan. Ya solo con haber leído la rica idea de acompañamiento para paté se me acomoda en la memoria y me lo recordará hasta que lo pruebe.
    Riquísimo! Muchas gracias por tu visita y tu comentario en mi blog.
    Muchos besos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  24. Pues qué te puedo decir del silencio si ya tu familiar, tú y los demás lo habéis reflexionado divinamente! me quedo con la parte de complicidad en la que no hacen falta palabras y es un gusto esa compenetración y tranquilidad. Y por supuesto un ¡¡¡ !!!
    de admirativo silencio mientras se degusta esta maravilla de salsa!
    Besos y disfruta lo que queda de finde.

    ResponderEliminar
  25. Hoy ha sido una receta fácil, rápida pero sobre todo deliciosa !!!

    Me encantan los arándanos, así que no me extraña ni lo más mínimo que tus hijos la coman a cucharadas. Yo creo que haría lo mismito.

    Ese silencio del que hablas para mí es como lo de mirarte y no hacer falta hablar ¿no te parece? este fin de semana sin ir más lejos he estado con una buenísima amiga Juana (de La Cocina de Babel) no se si la conoces, pues en muchas ocasiones nos hemos mirado sin hablarnos y ya sabíamos lo que queríamos decirnos. También se llama complicidad ¿no? Me encanta la verdad. Y como tu bien dices, esos silencios a veces se agradecen

    Besazos linda y feliz semana

    ResponderEliminar
  26. Pues probando esta salsa seguro que yo no podría estar es silencio absoluto porque me saldría ese uuuummmm!!! que acompaña a los ojos cerrados y a una expresión de placer en el rostro. Luego, seguro que sí, seguro que me quedaría en silencio mirándote a los ojos para intentar ver en el fondo de ellos de dónde viene toda esta magia que transmites a la cocina cual hechicera que atesora saberes milenarios. Besos. Me llevo la receta, la prepararé y estoy convencida que será un verdadero placer degustarla.

    ResponderEliminar
  27. Hola guapisima, me gusta hablar lo justo, y el silencio me encanta, la tranquilidad, pensar en mis cosas, me rechifla, esta salsa esta para morirse comiendo, que delicia, yo a cucharadas me la como, que color reina uuuffff...Besss

    ResponderEliminar
  28. Nuria me encanta leerte, compartir experiencias, e historias que enriquecen tanto el alma. ... Yo vivo en silencio y aprendí a vivir con mi mejor amiga la soledad, el apreciar a gustar de la compañía del "uno". A veces hasta llego a creer que me volví un poco ermitaña. El silencio es sabio cuando tu aprendes a disfrutar de ti mismo. Como dices muy sabiamente si se crean silencios con alguien y necesitas rellenar ese "espacio" es porque definitivamente no estas cómodo con ese ser. Cuando estas en silencio con alguien y lo disfrutas y no necesitas llenar huecos es porque te encuentras en un estado de armonía compartida muy especial y ameno. Esta salsa debe ir muy bien con quesos asados, además de ese color tan bonito. Se ve deliciosa! la guardo en mi tablerito de salsas para un día de éstos hacerla.

    un saludo!!

    ResponderEliminar
  29. Claro que los silencios incómodos, no gustan a nadie, son estos momentos en que se oye si tragas saliva a falta de poder articular palabras porque la compania no la "pide". Todos hemos vivido este tipo de silencios, son inevitables no? ...
    Me tengo que ir..vuelvo luego mi Nuria

    ResponderEliminar
  30. Hola otra vez...es que hoy es un día de locos jaja.
    No conozco esta salsita, solo me puedo imaginar la buena, rica que esta, pero la pinta que tiene en la foto, habla por si sola. Nada mas de verla hoy, me he enamorado de esta salsa.
    Espero que estés bien de tu brazo, mencionabas algo hace un tiempo...
    Me gusta el silencio, me gusta compartirlo con mi gente...me gusta "escucharlo sentada enfrente del mar ..me encanta!
    besos mi Nuria y una vez mas Felicidades por tu cumpleaños!!! que no son para contarlos..son para celebrarlos !!!! besossssss

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
No participo en Aniversarios, Cadenas de premios, Cumpleblogs ni Retos.
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?