12 de junio de 2015

Tortillitas De Pan y Calabacín.


      Nunca me gustó la tortilla francesa.
     Mientras formaba parte de la cena de muchos niños, mis huevos tenían que batirlos junto a otros ingredientes, porque a la francesa no entraba ni con castigo.
      

      Cedían porque no era caprichosa con la comida, y total, para algo que no le gustaba a la niña; pensaban que tampoco había que mortificarme de esa forma. Pero que conste, que mi generación es aquella de : . . . " NO te levantas de la mesa hasta que el plato esté limpio " o " Si NO te lo comes ahora, ya lo harás en la cena"
  
      Para convencerme, mis tortillas eran  Tortillas de Abuelita. El nombre viene porque las hacía mi abuela materna y les salían muy ricas, y aunque no llegué a conocerla, me explicaban lo que llevaba con tanta devoción, que sin probarlas, ya me iban gustando.
      No eran más que unas tortillitas preparadas con huevo batido, ajo picado, pan rallado y perejil. Estoy segura que igual la conoces por Tortillitas de Pan.
     Sin dudarlo y al ver los ingredientes, es una receta totalmente de abuela. Ellas se las ingeniaban estupendamente para combinar los alimentos cuando no había tanta variedad, y además con resultados estupendos en la mayoría de las ocasiones.


      Y yo con el pasar del tiempo, las hago igual, y también les añado calabacín rallado. Es un plato sencillo, sano, rápido, económico, muy rico, sabroso y además cunde una barbaridad. En las fotos las hay de los dos tipos ¿ a que no sabrías distinguirlas ?
      Sólo tienen un problema, se comen como las pipas, y encima no las tienes que pelar.
      Ahora, vamos a hacerlas.
 
             
    ** Con estas cantidades salen unas quince tortillitas, de tamaño . . . dos bocados**                       
       

* Vamos a rallar los calabacines y los dejaremos un rato en el colador por si tienen que eliminar agua. Si te digo la verdad, los míos nunca sueltan ni gota.
    
* Batimos los huevos y añadimos el pan rallado. Mejor añadir dos cucharadas y según veamos el espesor, agregamos o no, la siguiente.

* A continuación, llega el turno del calabacín, el ajo, la sal y la pimienta. Y aunque no aparezca en la imagen, añadimos también el perejil fresco picado.

* Calentamos una sartén antiadherente con unas gotas de aceite de oliva. Vamos dejando caer montoncitos de la masa, con una cuchara, que no sean grandes.
* Dejamos que se hagan por una cara primero y cuando veamos que se han tostado, siempre a fuego medio bajo, damos la vuelta.
    
* Tostamos por la otra cara, y sin presionar, esperamos a que estén hechas. No las tenemos que apretar, porque perderían la esponjosidad.


                                           ¡¡¡ Y ya están listas !!!

      Es un picoteo ligero o un segundo plato estupendo, espero que las hagas y que te gusten tanto como a nosotros. Disfruta del fin de semana y el buen tiempo.
      Nos vemos en unos días, hasta entonces, ya sabes, sé feliz.                                               


29 comentarios:

  1. Nuria me ha encantado leerte, intuyo que somos de la misma generación, seguro que si te digo que de la misma quinta me entiendes igual, en aquellos tiempos había mili y quintos, ajajajajjaja

    No sabes lo que me identifico con tu entrada, no porque no me guste la tortilla francesa, que me encanta, sino por el relato y los dichos sobre la comida, que mira tú me suenan mucho.

    Para mi hija la tortilla de tu abuela , eran Chuchulines y se los comía encantada.

    Gracias por dibujarme una sonrisa, hoy me hacía falta.
    Bss.

    ResponderEliminar
  2. Conozco las tortillitas de pan, aunque no tengo costumbre de hacerlas, pero con calabacín es otra cosa porque sí que se lo pongo a la tortilla de patatas. Así en plan individual quedan muy bonitas y apetitosas para cualquier ocasión, como bien dices, aperitivo, segundo o guarnición incluso. Nuestras abuelas tenian una imaginación desbordante, pues con poco conseguían mucho y a la vista está que muy bueno.
    Bss Buen finde.

    ResponderEliminar
  3. Unas tortillitas geniales, con la buena pinta que tienen es normal que os gusten tanto, tomo nota, gracias por compatis
    Un besito

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Hola Nuria!! Pues yo hago unas albóndigas con los mismos ingredientes, salvo el calabacín. Se las pongo al guisado de patatas y es una buena manera de reciclar el pan. Con calabacín tiene que quedar una tortilla super jugosa. La verdad que como picoteo sano, no tiene precio, ¡¡mejor que las socorridas papas!! ¡¡Una idea fantástica, Nuria!! Besitos.

    ResponderEliminar
  5. fite tú qué cosas.....lo de las tortitas de la abuela, sí que las había probado, con alguna sobra de algún reboce nos la había colado mi madre en alguna ocasión.....pero esto del calabacín? me mola...cuando lo pruebe te cuento, vale?
    Besos gordos MiMariTaza

    ResponderEliminar
  6. Uuummmmmmmmm que ricura me encantan estas tortitas me encantas tu y no dudo lo mas minimo esten de muerte relenta ,te han quedado de relujo como todo lo que sale de tu cocina.
    Tomo nota a mi hijo y a mi nos van a encantar con lo que nos gusta el calabacin .
    Bicos mil y feliz finde potita mia.

    ResponderEliminar
  7. Pero Nuria, si esto es una maravilla. Me encanta.
    No hay cosa más rica que lo que cocinaban nuestras abuelas, yo recuerdo las que mi abuela Dominga, me hacía con los huevos de su corral, una puntita de ajo y una matita de perejil, y era para levitar, me la ponía dentro de un bollo recién horneado en horno de leña, y aquello era rozar el cielo con los dedos, que bueno!!!
    Que te digo niña, que pa'que esperar a mañana, que me las hago esta misma noche, que tengo de to' en la cocina, y no me pienso quedar con estas ganas locas de comerlas.
    Besos y feliz finde!!

    ResponderEliminar
  8. Hola!!! A mí mi madre me puso en el almuerzo una habas con pimentón y huevo que no quise comer y dije : "Qué asco de comida", así que volvió a ponerme el plato en la merienda, a la hora de la cena lo volví a tener delante. tanta hambre tenía que aquello me pareció un manjar, es más, pedí más. Nunca más se me volvió a ocurrir decir aquella frase. Mi madre nos decía: la comida , bien hecha, puede gustar más o menos, pero nunca da asco!!!
    Jajajaja!! Estas tortillitas se tomaban mucho en mi casa, sin el calabacín , sobre todo cuando había que aprovechar pan sobrante, así que retomaré la receta que con él deben estar más ricas aún.
    Mil besos y feliz finde guapa!!

    ResponderEliminar
  9. Aquí a estas tortillitas les llamamos "raoles", en casa mi abuela las hacía de acelgas y atún y también de restos de carne del cocido. La mezcla llevaba harina, leche y huevos, no es exactamente igual pero de vista de parecen mucho. Estas con calabacín me han encantado. Me guardo la recetita que para quelos niños coman verdura es genial. Besitos guapetona

    ResponderEliminar
  10. Yo, como Elisa, conocí estas tortillas de las que nos hablas, pero en lugar de pan rallado llevaban la miga del pan, de hecho quiero recordar que las tengo publicadas por mi blog. También, como tu, en mi generación no se podía dejar nada en el plato. Sobre esto habría discusión. En fin, que a lo que vamos es a decir que te han quedado súper buenísimas, con unos ingredientes que valen una copla y la mar de saciantes y ricas ¡Bien por las abuelas! Besitos guapa.

    ResponderEliminar
  11. Holaaaa, que riquísimas tortillitas, yo hago unas parecidas pero sin pan. Desde luego es que son socorridas a más no poder, aparte de estar buenísimas claro está. Te han quedado con un color y una presensia insuperable.
    Un besooo

    ResponderEliminar
  12. Mi madre era muy "cariñosa" en el tema de la comida, más vale que te lo comieras todo o tuvieras la edad que tuvieras se sentaba a tu lado y hala, abre la boca que voy... jajaja, en fin, un suplicio porque yo era muy mala comedora, quien lo diría ahora, ya ves.
    A mi las tortillitas me gustan de tó, no les hago ascos, a secas, con pan, con cebolla, con lo que te de la gana, y con calabacin pues aunque no he probado exactamente las tuyas, me encanta!! Si es que las abuelas se lo sabían todo, esas mujeres eran de aupa, nada de las tonterias de ahora, con dos cosillas te hacían una fiesta, jajaja
    Bueno hermosa, que tengas un buen finde. A ver si te puedo contar novedades...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  13. Jajaja, a mi me pasaba igual pero con las lentejas, no me gustaban nada de nada (ahora me encantan), pero mi padre no cedía, o me las comía o quedaban para la cena...pero en cuestion de tortillas me gustaban y gustan todas, grandes, pequeñas, rellenas con lo que quieras meterle...éstas tuyas me han encantado, ideales para reciclar el pan duro!! Bs.

    ResponderEliminar
  14. Ayy Nuria, que a mi también me hacían el discurso, y agregaban aquello de que "hay tanto niño que no tiene que comer" para que uno se sintiera culpable. Me quedo con estas tortillitas de abuel, que son como bien dices, producto del ingenio y la necesidad de nuestros antepasado que lo mismo hacían sopa de piedras y las tomábamos felices. Besitos

    ResponderEliminar
  15. Anda que paladar más fino tenias guapa.. a ti la tortillita francesa se te quedaba sosona , verdad? no sabes tu ni ná....claro como para comparla con estas totillitas de calabacín..a lo Pin y Pon como todo lo que haces de dos bocaitos y mirada al cielo..que rico por dioss Nuria..me hacia una carrera contigo y segura que te sacaba delantera..jaja..
    perdón por las horas , ya te bajo la persiana..guapetona un besito y disfruta tu tambien del tiempo...nos vemos

    ResponderEliminar
  16. Hola Nuria, ya te digo que me suenan tus palabras y eso que mi madre que no era muy buena cocinera siempre recurría a la tortilla francesa cuando hacía falta y a mi me encantaba, las tortillas de pan no las conozco pero tienen que ser una delicatessen en toda regla.
    Un besito y feliz finde.

    ResponderEliminar
  17. "¡A la cocina a terminar de comer!" Y allí iba mi hermana mayor transportando el plato como si fuera una condena a su cárcel de tarde: la mesa de cocina jajajajaj Yo es que he sido siempre de buen zampe y hasta me resultaba molesto que mi hermana fuera tan asquerosita para la comida. Pero de vez en cuando sí que compartía prisión con mi hermana. Que días tontos tenemos todos. Si algún día tengo prole y no come bien ya te digo yo que el legado continuará. Tantas moderneces de: "si no come hay que dejarle ser libre y alcanzar el autoconocimiento en todas las facetas de la vida" ¡Por favor! ¡¡Que son niños!! ¡No pequeños budas sabios! Luego los niños salen tontos y nadie sabe el porqué. Bueno, y ya que me exalto jajaja
    Estas tortillas las reconozco pero que muy bien. Mi madre las hacía para cenar muy a menudo y nos encantaban a todos. Eso sí, a veces eran de calabacín (que eran mis favoritas) y otras veces con sobras de pescado desmenuzado. Que también estaban buenas pero no le llegaban ni a la suela del zapato a las otras. De vez en cuando me doy un homenaje y las hago porque, exactamente como tú, aborrezco infinito las tortillas francesas. Y ya si me ponen una delante de esas que presentan dobladas como si fueran pañuelos para los mocos ni te cuento. Por cierto, ¡me encanta que publiques los viernes también! (me acostumbro rápido a lo bueno) Un besazo grande!

    ResponderEliminar
  18. Como bien dice mi amiga Rosalía y ya te he comentado otras veces, recuerdo una en la que hablabas de la familia telerín, somos de una generación en la que nos enseñaban a comer de todo. Yo he hecho lo mismo con mi hijo de pequeño y siempre le decía que cuando comiera fuera de casa nunca dijera "eso no me gusta", sino que se lo tenía que comer sí o sí. Mi sorpresa fue un día que vino de casa de un amigo, tendría unos 6 o 7 años y me dijo que había comido una cosa que pensaba que no le iba a gustar pero como yo le decía... le había encantado. Menudo pillastre. Eran cigalas.
    A mí me gusta la tortilla francesa pero si te cuento que prefiero olerla cuando la prepara otra persona que cuando la preparo o como yo, también me dirás que es un poco rarito.
    Me encanta el calabacín y estoy segura de que tus tortillitas me gustan y mucho. Tengo una receta o dos similares a la tuya, con patata rallada.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  19. Hola Nuria¡¡¡ Mira que me encantan las recetas de las abuelas, y es que ellas eran sabias, se apañaban la mar de bien con 2 ingredientes, con 3 hacían verdaderas joyas de la gastronomia. Estas Tortillitas tienen que estar de vicio asegurado, así que me las guardo a buen recaudo para hacerlas un dia cercano pues todos los ingredientes me han encantado. Gracias por compartir estas joyas. Besos¡¡¡

    ResponderEliminar
  20. Nuria: qué maravillosa entrada y qué maravillosos los comentarios que has colectado. Los he leído con la misma atención con la que leí tu post ya que en ellos hay tantos recuerdos, maneras de hacer, formas de pensar. Y coincido con muchos. A mis niños los he educado a que prueben y luego digan que no es de su agrado, pero que nunca dejen de darle la oportunidad a algo nuevo. Qué no sean desagradecidos con la comida, qué piensen en quien la preparó y en cuántas (¡¡cuántas!!) personas alrededor de mundo darían lo que no tienen por el plato de comida que ellos desprecian. Ahora que mi hija tiene 13 años se está haciendo un poco difícil porque ha encontrado en los planteos referidos a la comida el modo de hacer notar su individualidad. Soy yo quien cocina a diario, almuerzo y cena, y a veces rebelarse contra el plato es un modo de rebelarse contra mí ... en fin, como todo ha de pasar ... hice un poco de catarsis y nunca llegué a la parte a la que debía llegar:
    por acá son muy comunes las milanesas de pan. Personalmente no me gustan, pero a mi esposo y a mis hijos les encantan. Se preparan a partir de las sobras del empanado de las milanesas tradicionales (ternera, pollo, cerdo), justamente, y si no fuera por el cambio en la proporción entre la cantidad de huevo y de pan, me inclino a pensar que son bastante parecidas a estas que nos proponés vos. Me han encantado por el añadido de calabacín (zapallito, para nosotros) y da por seguro que esta misma semana las preparo en la cena.
    ¡Es siempre un gusto leerte!! Bs.

    ResponderEliminar
  21. Jajaja, esas fracisitas me parece que las hemos escuchados casi todas alguna vez, son un clásico, hasta alguna vez se me ha escapado a mi con los míos, jeje.
    Pero mira de algo te sirvieron, así nos has puesto los dientes largos con estas tortillas tan ricas, estas son de las que enganchan, empiezas con una y no sabes parar, además como son pequeñitas todavía gustan más.
    Un besazo guapísima.

    ResponderEliminar
  22. Pero chica, ¿tú no paras de hacer cosas ricas ricas? Me encanta el calabacín y estas tortitas se ven más que apetecibles. No podría entrar en la cocina muchas veces porque acabaría con ella.
    Un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
  23. Me encantan las tortillitas de la abuela, mi madre me hacía eso a mi de que si no lo comes, ya lo cenas y cuando ya se desesperaba por lo mal que comía me lo ponía de sombrero, cuando empecé a cocinar siempre repetía, quien te ha visto y quien te vé, o miles de refranes aplicados al caso, porque gracias a todo eso aprendí a comer y a querer explorar nuevos sabores. No recuerdo que hicieran estas tortillitas, pero sí que cuando sobraba huevo de empenar filietes de pollo o de carne, siempre hacía una tortillita y ese nos pegábamos por ella, así que me tomo nota de tus tortillitas que menudo plato mas vistoso y rico que presentas, vamos que me lo comería enterito sólo imaginándome el sabor que debe tener. Besos y feliz domingo!!!

    ResponderEliminar
  24. Mi querida amiga, ya nuestras abuelas sin necesidad de tantos ingredientes y tantos caharros hacian verdaderas maravillas, estas tortitas me recuerdan a los crepe modernos de ahora, solo que estas mucho mas esponjosas mas faciles de hacerty desde luego sin dudarlo mas ricas, la tengo que hacer, por que si que se tienen que comer como las pipas tienen toda la pinta de ser adictivas, Bueno cielo te doy las gracias por avisarme lo de las patitas eres un sol, de esas amigas que es un orgullo tener, y de las que son un tesoro. Mil besicos cielo , te quiero mucho

    ResponderEliminar
  25. Buenos días guapisima, yo tambien oia esa frase a mi madre, no te levantaras de la mesa...........jajajajajajaj, lo que pasa es que mi madre se cansaba rápido y al final cedia, lógico, en casa eramos 9 hermanos!! jajajjajaja. Una delicia de tortillas, me encantan!!
    Un besote y feliz lunes!!!
    Ettore

    ResponderEliminar
  26. hola!!, pues la verdad que las recetas de las abuelas triunfan, en casa creo que tb iban por ahí los tiros... jejeje
    Ayyy esa cosa de "no te levantas de la mesa......" sino a la cena.... jejeje y tanto que así era, total que al final se las ingeniaban para darnos cosas apetecibles, (pero hubiera sido en el renacimiento, jajajajaja, (risas) un besazo!!! y me las llevo...

    ResponderEliminar
  27. Nuria, estas tortillitas conquistan a grandes y chicos sin dudar. No sólo porque tienen aires a receta de abuelas que, en particular, tanto me gustan (será porque mi abuela tenía mano de ángel y ha sido quien me ha iniciado en la cocina) y me recuerdan a la cocina de entrecasa, de sabores genuinos e ideas sencillas, sabrosas, nutritivas, sin muchas vueltas... Es verdad que no duran nada porque las comemos con ganas, pero también es verdad que dejan panzas y corazones contentos ;)
    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  28. En casa les llamamos repápalos, y se hacen en salsa y me encantan, pero calabacín no le he puesto nunca...jooool asi me puedo hartas sin cargo de conciencia que lleva verdura,jajaja
    Pues yo de chica era una tocapelotas para comer, pero mi madre era experta en lanzamiento de chancla asi que los platos quedaban limpios y ay de quien no lo hiciera,jajaja, no me queda ningun trauma, nos echabamos unas risas viendo como se iba enfadando y echando mano a la chancla...luego la vida se lo cobra y mis hijas salieron aun mas melindres...yo no tiraba de chancla, porque ya estaba mal visto pero no se levantaban hasta que no dejaran el plato limpio...horas pasaban... ahora ya me da igual si comen o no y si me quedo con los sobrinos y quieren comer pasta con tomate todos los dias...pues pasta con tomate...
    Niña, que me pillo ya las vacaciones, pero aunque desconecte de comidas nos vemos por el lado oscuro del face
    Un besazo reina mora y lo mejor para el verano

    ResponderEliminar
  29. Hola, no conocía este tipo de tortilla y me ha encantado. Siempre ha sido buena comedora y no hacía falta que me adornaran el plato para dejarlo limpio¡¡. Estoy deseando ponerme manos a la masa. Desde hoy te sigo.

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?