2 de marzo de 2015

Carlota de Limón {Receta Mexicana}

      
     Todavía recuerdo cuando los Sábados después de comer, los niños de la casa, esperábamos frente al televisor a que empezara la película del Oeste.
     Ese día, el protagonista se llamaba Pancho Villa y estábamos seguros desde el primer momento que con aquél impresionante bigote, era el triunfador de todas las batallas.
     Saliendo un poco de esa escena, os contaré que los mismos niños llevaban persiguiendo a sus padres hacía semanas, para que les comprasen un perro. Y lo único que habían conseguido era un NO rotundo, y sin atisbos de ablandar voluntades.
  

     ¿Qué ocurrió en la película? con detalle no os lo puedo relatar por mucho que me agarro a la memoria, pero sí os diré que en el transcurso de la misma, al oír la palabra Chihuahua, los hermanos al unísono pensamos en la raza de perro que lleva ese mismo nombre (nuestras edades iban de los siete a diez años).
  

     Al día siguiente, nos faltó tiempo para escribir con el mayor secretismo del mundo, una carta dirigida a Pancho Villa, rogando porfavorporfavorporfavor que nos mandase un perro y alabando su valentía, pues ya lo habíamos visto combatir y ser el vencedor de las peleas {habían explicado en la película que los hechos eran reales}.
 

      Fuimos al escritorio de mi madre y pegamos los sellos correspondientes; y como no sabíamos lo que podía costar pero iba tan lejos, se nos ocurrió pegar todos los sellos que allí había. El Lunes por la mañana la carta salió en el correo.
     Al cabo de unas semanas,  hubo contestación. Mis padres no daban crédito ¿Qué significaba aquella carta dirigida a los niños, que venía desde el mismísimo México? ¿Desde Chihuahua? En el remite, figuraba una señora llamada Luz María Corral. En el interior del sobre, el secretario de dicha señora, se deshacía en alabanzas por la ocurrencia que habíamos tenido.
 

      Nos explicaba que Dña. Luz era ya mayor y por eso, nos escribía él de puño y letra. Aclaraba que lamentablemente enviar un perro desde tan lejos era imposible. Y comentaba  que la carta la habían recibido, porque al ir dirigida a un personaje tan insigne, el cartero había llevado la carta a su esposa. Aunque el destinatario llevase años sin pertenecer a esta vida.
     También nos adjuntaba en el sobre, una tarjeta postal firmada por Doña Luz con una foto de ella y su marido {Pancho Villa} y por último, tres billetes (que no eran de curso legal) de cuando Villa entró en la ciudad y la liberó.
     Mis padres no daban crédito, no tenían idea de todo aquél asunto; que tuvimos que explicar con pelos y señales. Nos riñeron por haber llevado todo esto en secreto, pero les hizo gracia, no lo pudieron ocultar.

     Estoy hablando de hace cuarenta años. Con esa edad, no teníamos ni idea que Pancho Villa había sido asesinado hacía cincuenta años; y su Legítima Esposa (una de ellas, porque por lo visto tuvo tantas esposas como dedos entre manos y pies) rondaría los ochenta años cuando nos contestó a la carta.

     Es una anécdota familiar que nos hace gracia recordar alguna que otra vez. Porque nosotros nos veíamos con un Chihuahua entre las manos, que era lo único que nos importaba, aunque nada de eso ocurrió.
     Nos quedamos bastante decepcionados, hasta que  nos explicaron la importancia de Villa y lo que había hecho en su país. Algún tiempo después, comprendimos que lo que nos habían enviado era un tesoro.
     Años más tarde lo que si tuvimos, fue una perra Pastor Alemán con nombre de Diosa Griega, que nos acompañó bastantes años.
     Y como me he enrollado tanto, os dejo ya con el dulce de hoy, uno de los más ricos y sencillos que podáis probar. Muy conocido en las cocinas mexicanas y postre casero donde los haya.

                                                      {Molde de 20 x 20}

* En el baso de la batidora añadimos en este orden: la leche evaporada, la leche condensada y el zumo de limón.
* Batimos durante unos minutos {dos o tres serán suficientes}, veremos que espesa y queda una mezcla cremosa.
 

 * En un molde cuadrado o rectangular empezamos a montar el pastel.
 * Ponemos en el fondo una cucharada generosa para cubrirlo  y empezamos a colocar la primera capa de galletas.
 * En la primera foto, puedes apreciar lo cremosa que queda la mezcla.

* Repartimos una capa generosa de la crema, y añadimos otra capa de galletas.
* Siempre pongo una cucharada sopera sobre cada galleta, así me aseguro que las capas sean iguales.
 * Repetimos la operación tantas veces como nos parezca y cuando lleguemos al borde del molde, terminamos con una capa generosa de la crema, que será la última.
 * Normalmente pongo cinco capas de galletas.
 * Lo tapamos con film transparente y llevamos al frigo unas horas.
 * Los sabores se asentarán, la crema espesará.
  * Al sacarlo del frigo, sólo nos queda decorarlo a nuestro gusto y servir.
 
                   
* De un día para otro está mucho más rico.
* Necesité 42 galletas, que igual no son dos paquetes enteros.
* Si lo haces en plan tarta, utilizando molde redondo, es más fácil hacerlo con galletas maría redondas.
* El limón hace una reacción al añadirlo a la leche y espesa la mezcla. A más limón, más sabor, y más espesa.
* Con lima queda también riquísima. Y las galletas Chiquilín le dan un punto impresionante.
* Este postre es muy casero y popular en las casas mexicanas. Por supuesto, como todo lo popular admite miles de variantes: añadido de nueces picadas entre las capas, melocotones troceados en almíbar, pasas, piña en trozos. Pero en casa, para que guste a todos, tiene que ser así.
* No se tarda más de diez minutos en prepararlo, y más fácil es imposible, pero eso si os digo, es realmente exquisito.
* Se puede tomar congelado, al llevar leche condensada, aunque se congele, la crema no cristaliza y es un postre frío y bien refrescante para el verano.
             

        Y eso es todo por hoy, espero que te haya gustado y nos vemos en unos días. Y ya sabes, sé feliz o al menos, inténtalo.

http://www.printfriendly.com/print/?source=homepage&url=http%3A%2F%2Felcuadernoderecetas.blogspot.com.es%2F2015%2F03%2Fcarlota-de-limon-receta-mexicana.html

37 comentarios:

  1. graciosa anecdota y me ha encantado lo del perro en mi casa tambien luchamos por la misma causa pero no tuvimos respuesta, viviamos en un piso grande pero eramos ocho y mi madre no estuvo nunca dispuesta sabia que le tocaria a ella cuidar del perrito, ahora lo comprendo, muy buena receta pero te dire que no me hace gracias las galletas , supongo que se pueden poner bizcochitos como en el tiramisu, la probare es facil y me encanta el limon, besssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. Hola !
    Según te he ido leyendo me he imaginado a esos niños con su ingenuidad escribiendo esa carta y las grandes esperanzas depositadas en ella para que a la vuelta llegara acompañada de un lindo perrito.........Menuda sorpresa que se llevarían tus padres porque recibir respuesta era difícil , me imagino las caras y aunque en principio, se enfadaran un poquito , seguro que estuvieron bien orgullosos de sus hijos, no es para menos.............Ojalá nunca perdiéramos la inocencia de la niñez, verdad ?......
    Del pastel qué decirte mas que cosas buenas, me parece una delicia total y además es sencillo de preparar, rápido e ideal para cualquier época del año, vamos que me has convencido y lo tendré que preparar jjeje....
    Qué tengas una dulce semana mi linda Nuria.
    Besinos.

    ResponderEliminar
  3. Pues me viene de perlas amiga mia, pues me han regalao un montonazo de limones y no se si hacerme un traje de chaqueta ó buscar recetas a diestro y siniestro. Pero por lo pronto con la tuya me voy arreglando, que tiene una pinta sensacional. Y dices tu que para el verano, este cae esta semana si ó si, vamos , faltaría más. Unas fotos preciosas Nuria. Este fué el postre tras los crokadillos?, es muy bueno para la digestión. Pues no veo mejor forma de empezar la semana, bueno si la veo, pero esa no se puede contar en el blog, ja,ja.....

    Un besote enorme.

    Con mil sabores

    ResponderEliminar
  4. Normalmente sorprendes con tus historias, pero hoy estoy abrumada todavía por esa crónica autobiográfica que es para recordar y guardar celosamente. También maravillada con esta carlota rica donde las haya y nada complicada de hacer para blogueras no reposteras. Mis felicitaciones por ambas cosas. Un placer siempre visitarte.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Buenos días!
    Que maravillosa forma de empezar la mañana, es mi primera visita... se lo has puesto difícil a los demás! ¡Haber quien es el guapo que supera esto! Además de estar divinamente contada, es real, y relacionada con un personaje de la talla de Pancho Villa ¡Ahí es nada! Mi querida Reina Guanche, te estás ganando el título de Emperatriz mejicana a pasos agigantados, si no fuera por lo que quiero yo al reino Guanche, ya te lo cambiaba ahora mismo.
    A la carlota dan ganas de meterle ya mismo la cuchara... ¡Menuda pinta que tiene! Curiosamente yo hago un postre prácticamente igual, desde hace mucho tiempo, tengo unos cuantos devotos del mismo, pero ignoraba completamente que fuera típico de Mejico, en cualquier caso, sea de donde sea, es riquísimo sobre todo frío.
    Me he pasado un ratito delicioso, la próxima vez te puedes enrollar un poco mas... porfavorporfavorporfavor!
    Un majestuoso bico y feliz semana amiga

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado muchísimo, igual que la historia. Qué ocurrencias se tienen cuando se es niño, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  7. Ya se me está haciendo la boca agua!!! mira que me gustan a mi las tartas y pasteles hechos con galletas y cualquier crema...se quedan jugosos y un sabor riquisimo. ..Ademas está super refrescante, el limón tiene esa virtud, refresca todo lo que toca!! Una anecdota muy curiosa y simpática la tuya con Pancho Villa jajaja. Bs.

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado el post vaya ocurrencia tuvisteis tus hermanos y tu al enviarle la carta a la esposa de Pancho Villa sin saberlo ademas de que le llegase la carta os contestaran enviaran los billetes y la fotografia me imagino que los guardareis como oro en paño .
    Esta tarta la hago desde hace años y la tengo publicada en el blog la receta me la dieron en un restaurante al que ibamos ahce años y cerro lo que no sabia es que la receta fuese Mexicana yo siempre pense que era de alli jajaja anda que si no es por tu post seguiria dandole el merito a la cocinera que no fue quien me dio la receta si no una camarera.
    Te ha quedado de relujoooooooooo y doy fe esta de muerte relentaaaaa.
    Bicos mil y feliz semana wapisimaaaaaaaaa.

    ResponderEliminar
  9. Buffff chiquilla que pinta tiene esta tarta de galletas, si es que son las mejores, que ricas quedan con cualquier relleno que quieras ponerle. Besossssss

    ResponderEliminar
  10. La receta es una maravilla, pero la historia que nos has contado para mí la ha eclipsado ¡me ha encantando! ¡una anécdota familiar para pasar de generación en generación!

    ¡Feliz y dulce semana!
    http://losdulcessecretosdecuca.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  11. Estaba yo aquí murta de hambre, comentando blogs y con la foto de tu receta ya no podía más, pero al leer tu historia, me he reido tanto, yo aquí solita, que se van a creer que he perdido ya la cabeza, me ha hecho olvidar el dulce. Que trastos!!! Pero es cierto que de niños somos más atravidos, no pensamos las cosas y que amabilidad por parte del secretario de la viuda, contestaros. Yo escribí también de peque, más cerca, te lo cuento a tí en secreto, a Arconada, al estadio de Anoeta, porque no sabía dirección y no recibí ni invitación a visitar el estadio, que lo hubieran tenido muy fácil.. En fin, que tiempos... a lo que iba, ahora vuelvo a salivar con el dulce, carlota de limón, que rico tiene que estar y como es sencilito me lo apunto para probarlo por lo menos, ya que tú no me enviaras un tupper, o sí???
    Besos!!!!

    ResponderEliminar
  12. Una maravilla de dulce, que bien te ha quedado, siendo de limón en mi casa seria una joya que relamerían, todos los dulces de limón en cas no duran nada, imaginate esta Carlota, sencillamente desaparecería. ...Bess

    ResponderEliminar
  13. Qué pena perder esa ingenuidad de cuando eres niño, verdad? Se pasa demasiado rápido y sin darte cuenta ya estás en la vida real pensando de dónde vas a sacar la pasta que cuesta un chihuahua para tus hijos, con lo fácil que era pedírselo al Pancho, jajajajaja. En fin, la verdad es que esa raza no me mola nada asi que salisteis ganando con la Diosa Griega... anda que debia ser un cachondeo sacarla a la calle y llamarla, jajajajaja
    Bueno guapa, me quedo con el postre que es de los míos, fácil, fácil, y más que fácil! Qué gusto me da no encontrarme una masa hiperdifícil de vez en cuando, pero claro eres la especialista y oye, yo me quito el sombrero siempre pero me quedo con las ganas de copiarte, jajaja
    Un beso preciosa, feliz semana!

    ResponderEliminar
  14. Madre mía!!! Vaya pedazo anécdota nos cuentas. Estoy alucinada. Sobretodo porque estoy leyendo un libro de él y de todas las cosas que pasaron en esa época. Las calamidades que pasaban las familias. Me parece una pasada que esta sra de dignase a contestar. Me parece increíble que le llegase la carta. Fue todo un cúmulo de circunstancias dignas de sorpresa.
    Bueno guapa, de la tarta esta ni te cuento. Con lo que me gusta a mi el limón. Tiene una pinta deliciosa. Besitos guapa

    ResponderEliminar
  15. Estupenda receta, yo tengo una muy parecida que me dio una amiga, y nunca falla, además es ideal para el verano súper refrescante con el sabor del limón, y la temperatura fresquita. Además es súper fácil y socorrida, Te ha quedado genial. A seguir disfrutando de las pelis de vaqueros!!! Besotes.

    besosdecanelymenta

    ResponderEliminar
  16. Jajajajaja, desde luego vaya ocurrencia la vuestra...me imagino la cara de Dña Luz al recibir la carta...para que luego digan que el servicio de Correos no funcionaba bien... Pues yo le pedí "ar marío" cuando era mi novio que le escribiera a Pierce Brosnan para que me mandara alguna foto porque me volvía loca y ná de ná, ha debido ser la única cosa que no me ha "concedido"... aun se lo recuerdo no creas,jajaja
    Del postre sólo te digo que hago la crema de limón igual y está de morirse, si ya le pones Chiquilin con lo buenas que están te bailo hasta la cucaraaaacha, la cucaraaaacha...
    Un beso Pancha Villa

    ResponderEliminar
  17. Querida Nuria. Me hablas tú de mis batallitas, pero la tuya, gana a todas las mías con creces. Es una historia preciosa que debes dejar escrita no sólo en este blog, para que tus nietos la puedan leer. Yo que sigo siendo maestra aunque no ejerza, ya me imagino hasta un cuento con dibujos y todo contando todas esas peripecias de esos niños que querían tener un perro.
    Siempre he pensado que somos de una edad similar porque al escribir la época, parece la misma que yo viví. Recuerdo esas pelis del oeste que a mi padre le encantaban, no tanto a mí en una tele de blanco y negro.
    Me has picado y ahora si escribo otra batallita, tengo el listón muy alto. Yo sí que tuve un perro... igual es una buena batallita contar algo sobre eso.
    La receta me requete chifla. Vengo de ver una receta de leche condensada y fui criada con ella. Ahora no la puedo tomar y llevo tiempo queriendo probar con la tagatosa y nunca encuentro el momento. Me parece que es una señal haber visto dos recetas seguidas.
    Tu receta, un lujo y me ha entrado mono. Igual voy y peco que en la nevera hay un bote.
    Un besazo guapa. Ahora te falta contarnos si al final tuviste perro o no.

    ResponderEliminar
  18. Me parece que con esos ingredientes tiene que quedar una tarta deliciosa¡¡¡¡¡¡

    ResponderEliminar
  19. Se que está de vicio porque yo hago uno muy parecido pero con las galletas molidas, me gusta la presentación del tuyo.
    Me llevo la receta.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
  20. Jajjaja, bendita inocencia la de los niños Nuria, me ha encantado el apstel, nunca he echo pastel de galletas con crema de limon pero no me tardo en probarlo, besotes guapisima.

    ResponderEliminar
  21. Jajaja, menuda idea tuvisteis, seguro que a la señora también se le puso una sonrisa en la boca al saber de esa carta, la inocente carta de unos niños, es muy bonito y lo mejor de todo es que os contestaran, desde luego es para recoradarlo toda la vida.
    El pastel yo también lo voy a recordar unos días, porque se me esta haciendo la boca agua solo con mirarlo, tiene una pinta estupenda, seguro que esta delicioso, ya podias repartir algo que siempre nos dejas con ganas, jeje.
    Un besazo.

    ResponderEliminar
  22. Cuando viví en Mexico y leí en el super "Queso Chihuahua" me pregunté que de dónde saldría ese queso... por un momento sufrí pensando en los diminutos perritos, luego mi incultura me llevó a informarme bien y enterarme de que hay un estado que se llama así. Respecto a Pancho Villa. que sepas que tengo una foto original de los hemanos Villa con sus esposas (que también eran hermanas) Otra coincidencia para nuestro album. Este postre se lo aconsejo a todo el que lea tu post y ahora mismo lo voy a compartir porque el bueno no...lo siguiente, todavía me sabe la boca a él, la cantidad de veces que pude comerlo!!! Bss preciosa.

    ResponderEliminar
  23. hola!! menudo postre refrescante y primaveral!!, entre el corte que tiene que es de pegar bocado y el color suave, y primaveral, te ha quedado una receta de primera. Está buenisimo y eso que no he pillado, jejeje, pero por la vista que tiene ya lo sé, que si, que de lujo! un besazo :)

    ResponderEliminar
  24. Mmmmm, una tarta riquísima perfecta para el calor que ya está haciendo, y encima facilita, esta te aseguro que cae en casa. Por cierto, me ha encantado tu historia, me parece una anécdota preciosa para contar. Un besote, muaaaa.

    ResponderEliminar
  25. Ja, ja,ja,ja menudos seriáis de niños, me puedo imaginar la cara de tus padres al saber lo que paso, menuda ocurrencia, un recuerdo maravilloso si viene acompañada de esta rica receta, la verdad es que es totalmente desconocida para mi, pero me a encantado y la pinta es espectacular.
    Un besito y feliz semana.

    ResponderEliminar
  26. Pero que pinta tiene eso, no la conocía, para variar, y es que me estás descubriendo el mundo, en sabores.
    Y sabes que ¡me encanta la idea!
    besos

    ResponderEliminar
  27. La cremita, la hacia mucho antes y la acompañaba en vez de con galletas, con melocotón en almíbar.
    Así como la has presentado se ve fenomenal.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  28. Jajaja, no sé si me ha gustado más la anécdota o la carlota.
    La anécdota me parece tierna y divertidísima. Y la carlota tiene que estar para morirse. Tengo que hacer leche condensada casera sin azúcar, así podré prepararla en casa.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  29. Mi querida amiga, ya desde pequeña apuntabas maneras de ser una persona especial, como he disfrutado con esas preciosa historia, que nos cuentas, me imagino a tus padres cuando se enteraron de todo , es normal que no pudieron regañaros, no hicisteis nada malo, todo lo contrario esa imaginacion para escribir esa carta es digna de elogiar, Bueno cielo decirte que este dulce es una maravilla que me imagino su rico sabor, y que desde luego a mi me ha encantado, pero si en su tiempo lo hubiera probado Pancho villa seguro que te felicitaria, eres unica y especial. Un abrazo enorme mi Reina

    ResponderEliminar
  30. Nuria, me han encantado tu historia y tu receta. ¡Qué bonita anécdota que nos has compartido! Me los podía imaginar esperanzados con la llegada de un perrito chichuahua, después de tamaña idea. ¡Hermosa y muy tierna! En cuanto al postre, es toda una delicia. Además, tan fácil que una no se puede resisitir a prepararlo. ¡Debe saber a gloria!
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  31. En seriooooooo!! Se os ocurrió eso?? Es buenísimo!!Jajajajajajajaja Qué ideas!! Y recibisteis contestación y todo! Pero pusisteis bien la dirección, claro!! Muy bueno Nuria! Y la carlota de limón, deliciosa, de verdad!
    Un beso!

    ResponderEliminar
  32. Pero qué historia!!!! y conserváis los billetes?? qué buena por favor... y la receta es ñam ñam, conozco esta carlota, muy típica de allí, la comí hace años en un cumpleaños y tengo muy buen recuerdo de su sabor, así que me la has recordado y antojado en ansia viva.
    BESOTS!
    PD. tienes email con lo que me pediste :)

    ResponderEliminar
  33. Hola bonita!
    Llevo días queriendo pasar con calma a tu blog, en cuanto publicaste leí la historia y no había tenido oportunidad...
    Estoy IMPRESIONADA! Definitivamente ésta es una historia para contar, lo todo, inocencia de los niños, el que enviaran la carta esperando un perrito, que el cartero llevara la carta a la esposa (una de ellas) de Pancho Villa y mejor aún, que les respondieran!!!!
    Sin duda una historia maravillosa y qué te digo de la Carlota de limón,es un clásico, un postre que nunca falta, por ser súper fácil y riquísimo, lo has explicado estupendamente!!
    Miles, miles de besos

    ResponderEliminar
  34. Pero bueno, ¡si pensé que era el argumento de una película!, que anécdota mas buena Nuria, me encanta, imagino la cara de vuestros padres, no me extraña que recordéis el momento, es algo que tiene que pasar de abuelos a nietos. Y la tarta...que te digo, que me parece fantástica, lo del limón para espesar la mezcla me parece lo mas. Y el sabor puff, rica será poco. Un beso reina.

    ResponderEliminar
  35. Sí que conocía la crema de limón tan fácil y buena, pero la has presentado preciosa y muy bonitas fotos. Saludos

    ResponderEliminar
  36. No conocía este postre y ya me estoy imaginando lo buenísimo que está. No pienso perder esta receta que tengo que ponerla en práctica. Me he divertido mucho con tu historia, porque esto sí que lo es y no como las mías que las invento. Yo también fui una niña muy soñadora y pensaba que no había nada difícil de conseguir, todo era intentarlo. Te quedó una anécdota muy entrañable para contar. Gracias guapa. Besos.

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
No participo en Aniversarios, Cadenas de premios, Cumpleblogs ni Retos.
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?