3 de diciembre de 2012

Pimientos de Piquillo Rellenos de Bacalao y Gambas.

                                                  
El Sábado a primera hora, mientras todos dormían en casa  y me tomaba la infusión matutina, encendí el ordenador y comencé a leer uno de los periódicos que acostumbro. Me llamó la atención una noticia en la que ensalzaban el gesto humano de un policía de NY,  por haberle comprado una botas y unos calcetines térmicos a un indigente.
A partir de aquí, no pude seguir leyendo, pues se me creó un nudo en el estómago y en la garganta, y comprendí que  " ser humano " hoy en día, es ser alguien especial.
 Las  personas, nos hemos despojando de sentimientos, justicia, solidaridad, y sobre todo de humanidad. Así que en este mes que empieza, donde empezamos a tener nuestras casas adornadas con  motivos navideños, donde el espíritu rema hacia los buenos sentimientos, las conciencias se tornan más justas y nuestros deseos para con todos sólo exudan bondad, yo sólo tengo uno que me gustaría que se expandiera por allende los mares :  " Que todos nosotros seamos  humanos". Humanos en el sentido de comprensivos, sensibles con los infortunios ajenos. Humanos, en el sentido de justos, que obraremos según justicia y razón.
Humanos, sin condiciones ni plazos, porque después de este mes, la vida sigue, y porque la humanidad no se puede guardar en una caja de cartón en el trastero hasta el año que viene, con las  bolas del árbol y el espumillón.
Si pasas por aquí, concédeme mi único deseo : " Sé humano ".
Perdonad por este arrebato sentimental y vamos a cocinar un poco.
Os dejo la receta de los piquillos que hemos comido hoy, es uno de mis platos preferidos, y se me hace difícil parar cuando los preparo.

                  
Necesitaremos ( para 5 personas)
  • 3 latas de pimientos del piquillo. Las que yo compro suelen traer 9 piezas por lata, y calcularemos 4 pimientos por comensal, y el resto lo gastaremos en la salsa.
  • 300 grms de bacalao desalado, en este caso como era para relleno he comprado migas, que salen mejor de precio.
  • 250 grs de gambas pequeñas, de las arroceras quedan perfectas.
  • 300 mls de nata para cocinar, vamos, un tetra brick y medio de los pequeños.
  • Un poco de queso curado para rallar.
  • 4 cdas soperas de harina normal.
  • 600 mls de leche entera.
  • Nuez moscada, pimienta, perejil picado y sal.
  • 2 huevos batidos.
  • Harina para rebozarlos.
  • Aceite de oliva virgen.

 Cómo los haremos
  • El día de antes, pondremos el bacalao en agua, para ir quitándole la sal, se la cambiaremos al menos 4 veces.
  • Sacamos los pimientos de sus botes o latas, y los ponemos a escurrir en un colador.
  • Mientras, vamos a  preparar el relleno: en una sartén honda con un fondo de aceite, empezamos a pochar el bacalao, cuando esté a medio hacer le añadimos las gambas peladas. Cuando esté terminado, le añadiremos la harina, la dejamos tostar un poco y añadimos la leche sin dejar de mover, tiene que quedar una bechamel espesa. Le rallamos un poco de nuez moscada, para enriquecer el sabor.
  • Dejamos enfriar el relleno, cuando esté templado procederemos a rellenar los pimientos. No los llenaremos del todo, pues tenemos que cerrarlos bien y no queremos que se nos salga el relleno cuando los estemos cocinando.
  • Una vez todos rellenos, ponemos aceite a calentar, pasamos los pimientos por harina y huevo batido y los vamos friendo a fuego medio.Cuando los veamos dorados por una cara, le damos la vuelta. Los vamos dejando en una fuente sobre papel absorbente.
  • Ahora vamos a hacer la salsa: Con el relleno que nos habrá sobrado, junto con los pimientos que no hemos utilizado, más la nata de cocinar, un poco de pimienta y todo bien batido, ya tenemos nuestra salsa lista par utilizarla.
  • Yo los he terminado de preparar de dos formas diferentes, he hecho la mitad, como los que se ven en la foto de arriba, salsa en el fondo, pimiento encima, vuelta a napar con un poco más de salsa  y queso rallado sobre cada pimiento, diez minutos al horno precalentado al máximo y bajado a 180º en el momento de meter los pimienots, altura media y a comer.
  • O también podéis después de freírlos, poner un fondo de salsa y pasarlos al horno, el mismo tiempo y calor sólo abajo, así es como más me gustan y es la foto de abajo.

 De las dos formas están bien ricos, pero yo prefiero ésta última, aunque hay que dar gusto a todo el personal y si sois varios a comer podéis probar de las dos formas.
También los he comido, en otras ocasiones, sin pasar por la harina y huevo, pero os aseguro que así están divinos, el sabor del rebozado le confiere una textura y un sabor, digno de los paladares más exigentes.

             
Me gusta acompañarlos de unas papitas pochadas lentamente, pero en este caso y con las prisas puse unas fritas, y en fin, ya tenemos nuestro plato listo para disfrutarlo.


¿ Quien puede resistirse a este primer plano? .......yo no desde luego.


Este plato se lo quiero dedicar a mi amiga Carmen, porque sé que tiene debilidad por el Norte, le encantan los piquillos, el bacalao y es muy buena persona, profunda y entregada. Y muchos la conoceréis por su magnífico blog,  lo tiene hace años, y al principio ni ella misma sabía lo buena cocinera que es.

 Que aproveche!!!!

         

27 comentarios:

  1. Pensaba que se te había ido la pinza, pero veo que no, que muy al contrario, esta emocionante entrada debería servir para recuperar esa humanidad de la que hablas, sobre todo en éstas fechas que deberíamos estar más sensibilizados con el prójimo. Me ha encantado tanto la entrada como la receta y te felicito por ellas. Un besazo y hoy me voy más humano a la cama, te lo aseguro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jose, pero me consta que cuando hablo de humanos, está dentro del cículo y bastante bien situado.
      Hoy ha ido el día de bacalao por parte de los dos, espero que te guste mi comentario en tu blog.
      Besotes mi niño.

      Eliminar
  2. JOOOO Pero si tengo la lagrimilla fuera! hay días que una necesita algo y de pronto alguien le regala eso que necesita, y tú has sido la portadora de ese dádiva hoy, te quiero amiga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro haber llegado a tiempo de alegrarle el día a una amiga.
      Besotes preciosa, te mereces eso y más.

      Eliminar
  3. Bueno voy a ver la receta que de la emoción se me ha pasado ji

    ResponderEliminar
  4. Yo no sé con cuál quedarme las dos formas me gustan pero estando en operación turrón la más ligera es mejor, la salsa me parece una delicia y los cubiertos que has puesto son preciosos. Muack

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los cubiertos, son muy antiguos ¿ te has fijado cómo los he colocado ? pensé en tí, espero no haberme equivocado jeje
      Besos mi niña.

      Eliminar
  5. Hola guapísima, qué entrada tan emotiva, me hizo recordar al señor de la comida (así le digo) cada vez que leo una historia así lo recuerdo, es que cuando tenía como 9 años un señor fue a mi casa y le pidió comida a mi madre y mi mamá le dió comida y agua y un poco más en un tupper, pero cuando el señor se fue, lloré toda la tarde pensando en qué haría cuando se le terminara o que tal si le hacían algo en la calle?? Y ya no digo más porque comenzaré a llorar de nuevo,pero de verdad que sí, deberíamos ser humanos (en el significado al que te refieres) no sólo en épocas o fechas especiales, sino todos los días!!
    La receta es tan deliciosa, como es hermosa tu entrada!!
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento Nuria, ya te solté un rollo, pero de verdad que tu entrada es realmente hermosa, qué buen corazón el del policía!
      Besitos

      Eliminar
    2. Muchas gracias Esmeralda, de rollo ninguno, me encanta leer las experiencias que todos hemos tenido en algún momento de nuestra vida. Los que tú demuestras al recordar de forma tan vívida los que tuviste de chinija, sólo me hacen comprender que de mayor harás lo mismo.
      Yo te mando un plato de mis pimientos y tú unos chiles en nogada ¿vale?
      Besotes mi niña.

      Eliminar
  6. Me ha llegado al alma el buen hacer del policía……. es increíble el buen corazón que tienen algunos…..

    Tu receta ha sido fantástica….me ha gustado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María Jesús, lo cierto es que hay buenas personas por todas partes, pero los otros parecen que hacen más ruido.
      Gracias por la visita.
      Besotes preciosa.

      Eliminar
  7. HOLA NURIA QUERIDA, MUY LINDAS REFLEXIONES, LLEVAS MUCHA RAZÓN, OJALÁ QUE SEAMOS MÁS HUMANOS CADA DÍA DEL AÑO Y NO SÓLO POR ESTAS FECHAS, QUE UN ACTO COMO EL DEL POLICÍA DE NY SEA NATURAL Y NORMAL Y NO LA EXCEPCIÓN, QUE EN DEFINITIVA NO HAYA GENTE VIVIENDO EN LAS CALLES Y COMIENDO DE LA BASURA, UNA HERMOSA ENTRADA Y NI HABLAR DE STOS PIMIENTOS, QUÉ DELICIA MÁS GRANDE. TE DEJO UN BESITO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Pamela, eso sería lo perfecto, que actos como estos no fuesen una excepción, sino lo más normal del mundo, que no fuesen noticia, ni abriesen portadas de periódicos.
      No sé si tendreis por allí, algunos pimientos parecidos, pero si es así, no te pierdas este manjar.
      Besotes mi niña.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Hola, Nuria.
    ¡Cuánto me ha gustado tu entrada! Lo mejor de esto es que de vez en vez uno advierte que no se ha perdido la naturaleza humana de las personas. Quizá, y como bien decís vos, está un poco olvidada, o dormida o demasiado bien guardada ... pero cuando sale... ¡cuánto reluce! La Navidad es una época especial que nos moviliza a todos y está de Dios saber capitalizar ese movimiento eventual para convertirlo en permanente. Sin dudas que tu entrada nos alienta a ello: ser mejores personas cada día, de una Navidad a la otra.
    La receta se ve maravillosa. Llego a la conclusión (y probablemente cause risa mi tendencia a las generalizaciones prontas) que este asunto de los pimientos piquillos rellenos tiene un lugar muy bien reservado en las mesas españolas porque se repite de un blog a otro y cada uno con su propio toque. ¡Tendré que animarme a probarlos!
    Finalmente, no quería dejar de comentarte lo preciosa que me ha resultado tu vajilla y la blanquería. ¡Cuánta delicadeza en la presentación del plato! Seguramente Carmen se ha sentido halagada y honrada.
    Recibe mi cariño y buenos deseos para este tiempo de adviento. Comparto tus deseos de un mundo mejor, con mayor justicia, equidad y bondad en los corazones de las personas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Silvia, muchas gracias,dejemos de estar dormidos, que hay muchas personas que necesitan que la humanidad despierte, y no sólo en estos días que se acercan, todos los días del año hay necesidades que debemos tratar de solucionar.
      Los pimientos del piquillo, es cierto que cuentan con una gran aceptación en las mesas, bares y restaurantes de este país, aunque yo los conocí por unos amigos del norte, pero están tan buenos, que los encuentras en muchos sitios, y de diversas formas preparados. En frío, en caliente, al horno sólo con ajos, rellenos de carne, de pescado, de marisco....uff incontables composiciones y a cada cual más exquisita.
      Esta es sólo una pequeña muestra. Es uno de mis platos preferidos. Si tienes por tu zona algún tipo de pimiento, no muy grande y que puedas asar o comprar asado, puedes seguir esta receta sin problema, verás como te gusta.
      Besotes preciosa.

      Eliminar
  10. Gracias por tu entrada Nuria, es una buena mezcla de sentimiento con una receta extraordinaria.
    A mí, como a tu amiga Carmen, tambien me encanta el Norte y eso que tengo raices andaluzas y me siento mediterranea, porque aquí he nacido y aquí me he criado. Pero no hay año que no me de un paseito por el Pais vasco y me traiga un montón de productos de allí con la calidad que les carateriza, entre ellos un montón de botes de pimientos elaborados artesanalmente, con los que luego nos deleitamos comiendonoslos y recordando lo a gusto que se está por esas tierras que asoman al Cantábrico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lola, gracias a tí por venir. La verdad es que en el norte tienen unas conservas que son de infarto, y bueno, si fuesen sólo la conservas, cada vez que he ido he disfrutado tanto con lo bien que le dan al diente jeje
      Besotes guapetona.

      Eliminar
  11. Una entrada de lo más emotiva, todos deberíamos reflexionar sobre la humanidad que vamos perdiendo con el paso de los años. La receta me ha conquistado, a mi marido seguro que le encanta.
    Un besito desde Las Palmas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Déborah, pues eso es lo deseable, que no vayamos perdiendo humanidad a medida que vamos ganando años, todo un esfuerzo ¿verdad mi niña?
      Como le hagas esta receta a tu marido, te va a Deborah-ar viva, jeje
      Besotes preciosa.

      Eliminar
  12. Mi querida Nuria, que entrada mas preciosa, y sincera, como eres tu, es ciero que teniamos que tener esa humanidad de la que nos hablas todos los dias del año, la humanidad es cierto que no se puede guardar , tiene que estar siempre presente, en navidad, y fuera de ella, pero en este mundo rapido vamos tosos muy deprisa, y a veces es necesario parar un poco, y sacar esa humanidad del cajon, lo has plasmado muy bien en tu entrada, asi que por lo menos a mi me has hecho pensar un poco querida amiga, bueno decirte, que estos pimientos me han dejado con la boca abierta, que ricos y sabrosos se ven, me quedo con las dos versiones, las dos te han quedado fantasticas, tienes una buenisimas manos. Un abrazo preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida María,si al menos la entrada sirve para pararse a pensar, me doy por satisfecha, después del pensamiento viene la acción.
      Me alegro que te hayan gustado, te aseguro que lo difícil es parar de comerlos.
      Besotes amiga.

      Eliminar
  13. felicidades por tu entrada, ha hecho al menos reflexionar a todo el que lo ha leído. por aquí, eso lo encontramos cada día mas a menudo, incluso registrando las basuras para ver que pueden encontrar que llevarse a la boca, tendríamos que aprender de muchos vecinos marroquis, que pan que les sobra del dia, pan que dejan a la noche colgado en las ventanas para que el que no tiene nada que comer, al menos tengan pan, ya que ellos no lo necesitan, nosotros también compartimos lo que buenamente podemos. me parece que todos deberíamos ser mas humanos, pero todos los días del año, no crees? un abrazo fuerte y buena receta, me gustan los pimientos del piquillo pero no el pescado. todo no puede gustarme no?. jejeje .buen puente mi niña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Pilar, evidentemente la noticia del mendigo de NY, es estrapolable por desgracia a cualquier rincón de nuestro país, yo es que cada vez que veo a alguien mirando en los contenedores de la basura, me doy asco como ser humano de que haya alguien pasando por una situación tan horrible, no conocía esa costumbre maravillosa del pan, y me parece preciosa, además de eficaz para el que por desgracia la necesita.
      Los pimientos rellenos de carne molida están también expectaculares, y no te preocupes por no gustarte el pescado, algún defecto tenías que tener jeje
      Besotes mi niña.

      Eliminar
  14. Bueno , bueno, que pinta tienen, y con esa salsa tienen que estar divinos. Gracias por recordarnos a todos la importancia de los buenos valores en los tiempos que corren, y que bueno para ese indigente, que todavía hayan personas como ese agente. Besos y feliz puente.

    besosdecanelaymenta.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maribel, tiempos difíciles para muchos, por desgracia. Y esperemos que en algún momento se pueda ver la luz, que al paso que vamos ni alumbrando con un faro.
      La salsita rica rica, pero es que los pimientos por sí solos ya estaban para morirte.
      Besotes preciosa.

      Eliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
No participo en Aniversarios, Cadenas de premios, Cumpleblogs ni Retos.
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?