13 de mayo de 2012

Papas aliñás.


¿Quien no ha comido alguna vez un buen aliño de papas? con estas calores que nos han llegado de sopetón nada como platos fresquitos que  nos entren por los ojos.

Versiones hay muchas,y ésta precisamente es de las más sencillas,por eso los ingredientes tienen que ser de primera y todos mezclados en su justa medida hacen este plato tan especial.
Hoy lo hemos comido en casa,así lo hago y así os lo cuento.
Espero que os guste tanto como a nosotros.

Necesitaremos:
  • 3 papas medianas por comensal.Mejor elegirlas de las nuevas.
  • 1 cebolla mediana,o cebolletas,eso a gusto del consumidor.Yo puse cebolla porque era suave.
  • Aceite de oliva virgen extra,y un poco del suave si necesitamos rectificar el aderezo.
  • Vinagre de vino.
  • Sal gorda.
  • Un buen ramillete de perejil.
  • 1 huevo duro.
Cómo hacerlas:
  • Ponemos las papas bien lavadas con piel a cocer en una olla,que las cubra,y a fuego medio.
  • Podemos cocer el huevo también con las papas.
  • Mientras,podemos ir cortando la cebolla, depende de la cantidad de papas que tengamos que hacer tendremos que añadir más o menos cantidad.Los trozos de cebolla que sean muy ,muy pequeños.
  • Picamos el ramillete de perejil muy pequeño también.
  • Transcurrido unos 20 minutos,vamos comprobando la dureza de las papas con un palillo,tienen que estar blandas pero firmes,no nos pasemos con la cocción que no es para puré.
  • Una vez cocidas,las ponemos a enfriar en una superficie hasta que estén templadas y podamos pelarlas.
  • El huevo lo pelamos y le retiramos la yema,que pondremos en un mortero.El resto del huevo los picaremos en trocitos  y lo reservamos también.
  • Pelamos las papas y las vamos cortando en rodajas como de un centímetro más o menos,hay quien la corta en dados,pero cada cual que lo haga a su gusto.Es conveniente que las papas no estén frías del todo,templadas mejor,para que cojan los sabores del aliño.
  • Le añadimos la cebolla y el perejil.
  • En el mortero ponemos un puñadito de sal gorda,y la mezclamos bien con la yema del huevo,vamos añadiendo el aceite y moviendo poco a poco para que mezcle bien.Seamos generosos con el aceite,pues tiene que realzar el sabor del aliño.
  • Removemos bien los ingredientes (papas,cebolla,perejil) y le añadimos un poco de sal gorda y el vinagre,por último le añadimos el contenido del mortero.Ese sabor de la yema,mezclada con el aceite virgen y encima de las papas,os aseguro que no tiene precio.
  • Si vemos que necesita más aliño,rectificamos,yo en este paso le añado más aceite pero del suave,para que no se solapen los sabores.
  • El huevo duro que hemos partido,lo dejamos en un plato y lo servimos en la mesa por si alguien quiere añadirlo en el momento de comer,en casa lo hacemos así porque tenemos a alguien que no puede con el pobre huevo,pero si no es el caso,mezclarlo con el resto de los ingredientes.

Listo para comer el rico aliño de papas!!!

Anotaciones:

**Dentro de las variantes podemos añadir:pimiento verde,tomate,atún en aceite,aceitunas sin hueso....Desde luego en todas sus versiones está buenísimo. Pero yo depende con qué lo vaya a acompañar lo hago así o la completo con más ingredientes. Este aliño ha acompañado unos calamares fritos, así que en su versión más sencilla me parecieron perfectos para el día de hoy.**

1 comentario:

  1. Hola:
    he encontrado este blog de casualidad, me gusta mucho cocinar y creo que pondre en practica alguna de tus recetas.

    un pequeño apunte a tu nota final: la papa es originaria de america y alli la llaman PAPA, asi que ese es su nombre, no es de catetos, es de llamar las cosas por su nombre, yo en todo caso llamaria a los peninsulares finolis remilgados jeje

    gracias por tus recetas

    un placer

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
No participo en Aniversarios, Cadenas de premios, Cumpleblogs ni Retos.
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?