11 de abril de 2012

Mero al horno


¨ De la mar el  mero y de la tierra el cordero¨  así dice el refrán y así hemos dado buena cuenta de este ejemplar que pescó mi hijo ayer por la tarde.
Nos quedó una cena inesperada y de lujo,espero que no se le termine la suerte del principiante y nos traiga muchos como éste.

Necesitaremos para 4 personas:
El feliz pescador.
  • 2 tomates hermosos.
  • 2 papas gordas o la suficiente cantidad para poner doble cama para colocar encima el pescado.
  • Mero de 2 Kilos.
  • Aceite de oliva,un hilo  por encima de las papas y otro poco sobre el pescado.
  • Caldo de pescado,un vaso,que no llegue en ningún caso a cubrir las papas,pues nos quedarían cocidas,no al horno.
  • Sal.
 Cómo hacerlo:


  • Calentamos el horno a 200º.
  • En una bandeja disponemos una buena cama de papas cortadas en rodajas no muy finas.
  • Salamos las papas.
  • Ponemos 1/2 tomate hermoso por comensal,en este caso 2 tomates.
  • Ponemos un hilo de aceite sobre las papas.
  • Acomodamos al mero ya limpio y salado por dentro.
  • Poner por encima del mero un chorrete de aceite de oliva y un poco de caldo de pescado.
  • Bajar el horno a 180º y dejarlo  con calor arriba y abajo hasta que las papas estén blandas,señal que el pescado también lo está.Este tardó unos 35 minutos.
  • Listo para emplatar y servir.
**En casa no le ponemos cebolla,para contentar a todo el personal,pero si le ponemos una cebolla cortada en rodajas,revueltas con las papas,se hacen al mismo tiempo y está de muerte.

Más sencillo imposible,y es que con buenas materias primas no hace falta nada más.

Rico,rico!!!

1 comentario:

  1. Que buen pescado,y se ve muy rico como te ha quedado.Espero que tu hijo no deje de tener suerte.
    Un abrazo,Rosa.

    ResponderEliminar


¿Qué es lo mejor de este Blog? Sin duda, tu comentario.
Para cualquier consulta o duda, escribe al correo: elcuadernoderecetas@gmail.com
No participo en Aniversarios, Cadenas de premios, Cumpleblogs ni Retos.
Ahhhh, y muchísimas gracias por tomarte tu tiempo, hoy en día a todos nos falta siempre un poco ¿verdad?